Investigadores de Cuba y México imparten curso de fertilidad y nutrición de suelos en la UG

investigadores-ug

Irapuato, Guanajuato.- Para proporcionar una visión más acertada en el manejo del recurso suelo, dos investigadores del área de las ciencias agrícolas de Cuba y México impartieron un curso de manejo de suelos en la División de Ciencias de la Vida (DICIVA) de la Universidad de Guanajuato (UG).

El curso “Métodos de evaluación de la fertilidad de los suelos y la necesidad de nutrición de los cultivos” fue impartido por el Dr. José Alfredo Herrera Altuve, profesor visitante del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas de Cuba y el Dr. Luis Felipe Ramírez Santoyo, profesor del departamento de Agronomía de la DICIVA.

Como resultado de la colaboración entre ambos profesores, próximamente se presentará el libro homónimo al curso, además que el intercambio entre docentes contribuye a las tareas de internacionalización de la División de Ciencias de la Vida en el Campus Irapuato – Salamanca.

El Dr. Herrera Altuve es doctor en Agronomía y en su Instituto de procedencia pertenece al Departamento de Biofertilizantes y Nutrición de Plantas. Sus líneas de investigación son la fertilización de plantas y la nutrición humana y animal.

El Dr. Ramírez Santoyo, es profesor del Campus Irapuato – Salamanca de la UG, es experto en Agricultura protegida y ha realizado trabajos en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia, como la producción de jitomates con alto contenido de licopeno y con bajo contenido de nitratos y pesticidas.

El curso de suelos tuvo una duración de 40 horas y fue impartido en El Copal, donde se encuentra la sede Irapuato de la Universidad de Guanajuato.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el suelo es un recurso finito, lo que implica que su pérdida y degradación no son reversibles.

Los suelos deben ser reconocidos y valorados por sus capacidades productivas y por su contribución a la seguridad alimentaria y al mantenimiento de servicios ecosistémicos fundamentales.

Aunque es un recurso natural muy valioso, la superficie natural de suelos productivos es limitada y se encuentra sometida a una creciente presión debido a la intensificación y el uso competitivo que caracteriza el aprovechamiento de los suelos con fines agrícolas, forestales, pastorales y de urbanización, y para satisfacer la demanda de producción de alimentos, energía y extracción de materias primas de la creciente población.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba