Gustavo, le amputaron una pierna y ahora toca la armónica para vivir

Irapuato, Guanajuato.- Hace 20 años el acapulqueño Gustavo Juárez tuvo la necesidad más que por gusto, de aprender a tocar la armónica, al no conseguir ningún otro empleo. Tras un accidente en que un camión lo atropelló y que derivó en la amputación de su pierna derecha.

“Yo no sabía tocarla pero la necesidad me hizo agarrar algo para trabajar”, hoy se dice una persona feliz, luego de pasar por años de depresión y alcoholismo. Hoy ayuda a la gente y sale a tocar a las calles del Centro Histórico y otros lugares.

Sin una pierna, en muletas y bajo el sol es como Gustavo Juárez se gana la vida, “Yo soy de la sierra y en la sierra no hay nada no hay manera de sobrevivir, tuve que emigrar yo solo; junto un dinerito y se los mando (a su familia) para ir se me dificulta”, contó.

Hace 15 años Gustavo pasó por una racha de alcoholismo que lo llevó a querer morir, sin embargo hoy el problema lo ha superado pese a sus condición física y de soledad.

“Yo quisiera estar bueno y no estar nomás aquí, estar aquí no es fácil es cansado, pues yo les digo a esas personas que le hagan la lucha, el trabajo es bonito”, manifestó.

“Yo me siento orgulloso de mi accidente porque me pasó con dos bultos de cemento en la espalada, cuántas personas no hay aquí echando verbo buenos y sanos”, dijo.

Agregó que “La vida es muy bonita” y ahora él se da cuenta que le hace falta a muchas personas  ya que ayuda a los drogadictos y a los alcohólicos a superarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar