Cuando el “Sueño Americano” se detiene en Irapuato

Muchos deciden quedarse un tiempo en la ciudad; se les ve botear en los cruceros o subirse a los camiones para obtener unas monedas

Irapuato, Guanajuato.- Pueden ser días, pueden ser meses, su estancia en Irapuato puede ser larga. En el muro de la pared sólo se lee “Sueño americano”, mientras que ellos, los migrantes centroamericanos descansan sobre el suelo debajo del Puente Siglo XXI.

En su mayoría provenientes de GuatemalaEl Salvador y Honduras, mujeres a veces con niños en brazos y hombres arriban a la ciudad en el tren, sin importar edad o género sólo importa llegar a Estados Unidos.

Pese a que Irapuato no es una ciudad que se ubica en la frontera el paso del tren por este municipio es indispensable.

De aquí subirán al tren en la base del ferrocarril que los lleve a Guadalajara y posteriormente otros estados que los dirijan hacia la frontera.

Aunque otros deciden no subir a la primera, muchos deciden quedarse un tiempo, los podemos observar en los diferentes cruceros de la ciudad para botear, vender dulces o hacer alguna actividad que les deje una moneda o simplemente subirse a los camiones para contar un poco de su vida a los pasajeros.

En Irapuato existe La Casa del Migrante un albergue que apoya a los migrantes a través de donaciones como alimento, ropa, medicamentos y artículos de higiene personal en su paso por la ciudad, en marzo pasado fueron atendidas 968 personas.

Sabías que…

Según la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes en su informe “El Estado indolente: recuento de la violencia en las rutas migratorias” refiere que el flujo de migrantes diario por Irapuato es de 100 centroamericanos quienes buscan “El Sueño Americano”.

Algunos migrantes como José Luis Solorzano, han sido excepciones por su desempeño profesional, aquí te dejamos la historia que realizamos en el año 2016: Migrante de Abasolo, propuesto para premio nacional: Eduardo Neri y Legisladores de 1913

Migrante de Abasolo, propuesto para premio nacional: Eduardo Neri y Legisladores de 1913

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar