Toño Salas, un rescatista con mucho corazón

Abasolo, Guanajuato.- Antonio Salas Ramos es un joven que desde hace 18 años se incorporó como parte de los socorristas de la Cruz Roja de Abasolo y por algún tiempo de Irapuato. A la fecha no ha dejado de temerle a la muerte, pues algunas ocasiones ha visto como se le ha ido a varias personas.

Toño ingresó en la niñez como voluntario de la Cruz Roja en compañía de sus hermanos Francisco y Luis David Salas, quienes al igual que él soñaban con ayudar a las personas que pudieran estar necesitadas de ayuda, especialmente en accidentes.

Entre las situaciones más dolorosas por las que ha pasado, Antonio, fue un percance que sufrieron militares en la carretera federal 90  y uno de ellos falleció “lo que más me ha dolido, es el accidente de los militares del entronque de Pastor Ortiz, al momento de llegar ahí, pensamos que era falso el reporte, al llegar eran múltiples víctimas y uno ya había fallecido en el lugar”.

Al igual dentro de sus andanzas, Antonio Salas, dijo que es gratificante, cuando algunas personas les agradecen su ayuda, entre ellas recordó por ejemplo que un hombre que había sufrido un accidente en Irapuato, después de 3 meses llegó con una despensa para los socorristas.

“No tenemos ratos sociales, es una vocación muy bonita ayudar al prójimo, el 24 me toca trabajar 24 horas, no podemos estar con la familia, se siente triste, porque ya no tengo a mi mamá» concluyó el rescatista.

“Las más grandes satisfacciones ha sido, una persona que atendí en el libramiento norte, él estaba prensado, después de 3 meses, llevó una despensa a la cruz roja, nos quedamos la despensa para la Cruz Roja, para todos” Antonio Salas Ramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar