Lloran la despedida del sacerdote Bernardo Guillen

NES240101

Salamanca, Guanajuato

El sacerdote Bernardo Guillen, ha dejado huella y con ello el llanto de algunos de los fieles católicos que lo acompañaron en su despedida del poblado de San José de Mendoza en Salamanca, donde cumplió con un periodo de servicio en la comunidad.

Una mañana de diciembre del año 2006 sonaron las campanas de la iglesia en la comunidad de San José de Mendoza perteneciente a Salamanca, tomaba lugar como párroco el padre Bernardo Guillen, un hombre joven, delgado y muy alto.

El clérigo al cumplir el pasado diciembre siete años, festejó con gusto y regocijo con todos los fieles, aunque hasta recibir la noticia de que debía cambiar de parroquia, se despidió con lágrimas, cena,  y al son de los mariachis; y sin importar la lluvia los católicos de la comunidad le dieron las gracias.

El sacerdote, este miércoles será acompañado a su nueva parroquia en Huanímaro, aunque a decir de los “amigos” que logró adquirir en siete años, dijeron que lo van a extrañar.

TW: @PeriodicoNotus

Related Articles

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button