Lamentos y personas que desaparecen, experiencias de trabajador en Panteón Municipal

Irapuato, Guanajuato

Don José Erasto Banda Rangel lleva 15 años trabajando en el Panteón Municipal, limpiando la maleza y recogiendo la basura entre las tumbas, durante ese tiempo ha perdido el miedo a los muertos.

Según el trabajador del panteón le han sucedido varios hechos que si no le causan miedo sí cierta incertidumbre, ya que ha escuchado gritos y visto personas que de repente desaparecen.

Una vez “Allá por donde están los angelitos, una vez oí que lloraron pero yo andaba barriendo solo, me asomé a las calles y no había nadie, lo único que les dije son ustedes que andan peleando verdad y continuar”, platicó don José Erasto Banda.

O como cuando vio a una señora a unos metros de distancia al parecer limpiando una tumba y al acercase ya no estaba y tampoco estaba limpio el lugar.

A través de los años el trabajador ha aprendido a tenerle más miedo a los vivos que a los muertos porque “Los muertitos no hacen nada, allá en la calle los vivos sí le dan un golpe”, dijo.

La necesidad y falta de empleo, llevó a don José Erasto a trabajar en el Panteón Municipal, de lunes a sábados el trabajador recoge la basura y corta la maleza que hay entre las tumbas de aquellos que ya no están en vida.

“¡De primero me sentía medio mal pero ya ahorita me acostumbré, decía como voy a hacer esto aquí, entre los muertos! Pero ya se acostumbra uno al trabajo”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar