Gorosito nuevo miembro de la Academia Nacional de Poesía

“muy feliz, muy agradecido con mi México que me ha adoptado al igual que a mi familia maravillosamente”, dijo el poeta de origen uruguayo, pero con “adopción” en Irapuato

Irapuato, Guanajuato.- Washington Daniel Gorosito Pérez, recibió la aprobación de la Academia Nacional de Poesía de la Ciudad de México como miembro activo. El profesor y poeta de origen uruguayo, pero con “adopción” en Irapuato, dijo “muy feliz, muy agradecido con mi México que me ha adoptado al igual que a mi familia maravillosamente”.

“En estas 3 décadas que se cumplirán en enero del 2021 creo sin lugar a dudas, haber sabido retribuir como hombre de bien que soy…Ahora debo esperar que volvamos a la ‘normalidad’ a los efectos de poder presentar en Sesión Solemne de la Academia Nacional de Poesía de la CDMX, mis escritos sobre Sor Juana Inés de la Cruz como requisito de ingreso, previo al análisis de mi trayectoria. Un inmenso honor haber sido aceptado. Uno de sus presidentes fue el escritor Octavio Paz, Premio Cervantes en 1981 y Premio Nobel de Literatura en 1990. Gracias México Tenochtítlán- ¡Viva México!”, dijo el doctor.

LOS VERSOS DE SOR JUANA, “DE LOS MÁS SUAVES Y DELICADOS QUE HAN SALIDO DE LA PLUMA DE UNA MUJER” Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez

Mujer extraordinaria, ornamento de su siglo, Sor Juana Inés de la Cruz aparece, casi como
un milagro en la segunda mitad del siglo XVII en la nación de un Continente que, a
mediados del siglo anterior, había empezado apenas a incorporarse a la cultura europea.

Tiene desde niña una gran curiosidad por el mundo que pronto se convierte en un deseo de
saber y explicárselo todo, que sorprende en una sociedad tan joven y en una persona del
sexo considerado tradicionalmente reacio a todo tipo de estudios y meditaciones.

Toda su niñez es un ardiente afán de sabiduría. Buscó una razón para justificar ese anhelo,
que acaso a muchos parecería indiscreto o desproporcionado, y en su respuesta a Sor
Filotea de la Cruz nos dice que todas las ciencias y todas las artes son necesarias para
entender bien las Sagradas Escrituras.

Pero ese anhelo de saberlo todo y la práctica constante para satisfacerlo no le restan feminidad
ni encanto, ni tampoco usó de sus atractivos para hacer pasar por sabiduría aquello en que no
había ahondado la simple curiosidad…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba