El fuego fue su aliado: ex comandante Manuel Elizarrarás

bombero

Irapuato, Guanajuato. 

El ex comandante Manuel Elizarrarás del cuerpo de bomberos de Irapuato y Guanajuato, recuerda el momento en que no le importó haber destruido el traje que recién había comprado para tratar de sofocar un incendio en el mercado Hidalgo. Entre las anécdotas que marcaron su vida, fue el momento en el que dos niños murieron calcinados; de ahí decidió nunca dejar de ayudar a los demás.

En el año 1965 comenzó la historia formal en el cuerpo de bomberos de Manuel Elizarrará, un hombre que tuvo siete hijos, dos de ellos y un nieto que le siguieron los pasos y que le han hecho sentirse satisfecho.

El comandante Manuel Elizarrarás viene una de una familia humilde, ubicada en la parte centro de Irapuato, donde la vida la tenía que sortear trabajando como vendedor en una tienda de ropa e instrumentos musicales.

Manuel, ya casado, trabajaba como socorrista de la Cruz Roja, donde aprendió el valor de ayudar y brindar la mano a la persona que lo pudiera ocupar; entre sus facetas, el irapuatense fue invitado a formar el cuerpo de bomberos de Guanajuato, donde migró la camisa blanca con rojo a un color rojo de fuego.

Entre sus anécdotas, el ex bombero recordó que tantas eran las ganas de ayudar que un día acababa de comprar un traje con los ahorros que había logrado durante bastante tiempo; ese día se estaba quemando el mercado Hidalgo en Irapuato y apenas se dio cuenta, se subió a un camión bombero, se quitó el saco y se metió pecho-tierra en el mercado para tratar de apagar las llamas.

Al final el pantalón, la camisa y la corbata quedaron desechos, pero aprendió que “hay que salvar primero vidas, ya después uno”, es decir, dijo que aunque había desveladas, situaciones riesgosas, el ímpetu de servir siempre estaba por delante.

A la fecha, Manuel Elizarrarás es una persona que vive con su familia y que después de 20 años de servicio en bomberos recuerda y se refleja en las acciones que hacen sus hijos y nietos, aunado a compañeros con los que recuerda esas anécdotas que le hicieron entrar en esta institución.

Vi la necesidad de que teníamos que ayudar a los semejantes, pues anteriormente mi trabajo era ventas, ese día había comprado un traje y ese día me lo estrene, se estaba quemando el mercado Irapuato, sin pensarlo, aventé el sacó y lo aventé a la cabina y entrar el incendio en el mercado Irapuato, se me quemó el pantalón ahí se acabó; pecho-tierra tuvimos que combatir el fuego; En Guanajuato me anime a entrarle al cuerpo de bomberos, cuando se quemaron dos niños, ya era socorrista voluntario, eso me motivo a entrar al cuerpo de bomberos; hay compañeros que les nace ser bomberos y hay otros que les gusta exhibir el uniforme”

Manuel Elizarrarás ex comandante del cuerpo de bomberos de Irapuato

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba