8 minutos, 46 segundos: una web que muestra el tiempo que George Floyd tuvo una rodilla en su cuello

Un temporizador retrata los últimos momentos del afroamericano que murió en el suelo asfixiándose tras ser reducido a la fuerza por cuatro policías en Estados Unidos.

8 minutos y 46 segundos. Ese es el tiempo que marca el temporizador de un sitio web que se volvió tendencia en redes sociales como Facebook que retrata los últimos momentos con vida de George Floyd, el afroamericano que murió en el suelo asfixiándose tras ser reducido a la fuerza por cuatro oficiales de policía en Estados Unidos y cuyo trágico caso desató manifestaciones violentas contra la brutalidad policial y el racismo.

El pasado 25 de mayo, oficiales del Departamento de Policía de Minneapolis arrestaron a Floyd, de 46 años, después que el trabajador de una tienda llamara al 911 acusándolo de comprar cigarrillos con un billete falso de 20 dólares; sin embargo, poco más de un cuarto de hora después, el hombre –que no opuso resistencia en ningún momento– yacía inconsciente, debajo de tres agentes y sin mostrar signos vitales.

Y es que en el contexto de la trágica muerte de George Floyd a manos del oficial Derek Chauvin, que presionó su rodilla sobre su cuello, estos 8 minutos y 46 segundos parecen interminables. “Invito a los visitantes a sentarse en silencio y reflexionar durante este lapso de tiempo. Se siente como una eternidad. Una transcripción parcial del incidente se provee a continuación”, se lee en la página 8m46s antes de dar inicio al temporizador.

A medida que transcurre el tiempo se pueden leer algunas de las frases que George Floyd, entre lágrimas, decía antes de perder la consciencia y, posteriormente, la vida. “Por favor, por favor. No puedo respirar, agente, no puedo respirar”, es una que hace que el estómago se te revuelva, la sangre se te congele y te haga brotar una lágrima de impotencia al intentar contextualizar este indignante caso.

Por el momento, un día después de la muerte de George Floyd, los cuatro policías implicados en el episodio fueron despedidos y Derek Chauvin, el oficial que se rehusó a quitarle la rodilla del cuello ni siquiera cuando llegaron los paramédicos, fue acusado de asesinato y homicidio. Los otros tres ex agentes (Thomas Lane, J. Alexander Kueng y Tou Thao) permanecen bajo investigación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba