Ser madre y ser policía, reto para valientes

Abasolo, Guanajuato.-  Por ser  madre escogió ser policía y por ser madre dejará de serlo un día, como si ser madre no fuera suficiente, ser padre y  ser policía, a Claudia, una madre policía, la vida le ha dado muchos motivos  para reconsiderar su papel de madre y lo que tiene que hacer en su trabajo para seguir estando para su familia.

Tras ocho años de servicio en el cuerpo de seguridad pública del municipio de Abasolo, Claudia (nombre  usado como pseudónimo), reflexiona sobre lo complicado que es ser madre y dedicarse a la seguridad pública “las cosas han cambiado y ya no es lo mismo, ahora todo el tiempo temo por la seguridad de mi hija y de mi madre y ellas por la mía”.

Hace 15 años Claudia se convirtió en mamá de una niña  y desde entonces ha estado sola,  el padre nunca se hizo cargo de su hija, la situación económica la llevó a buscar alternativas para sacarla adelante, como es el caso de muchísimas mujeres a lo largo y ancho del país, pero Claudia se decidió por aquello que no solo le iba a dar un poco más de ingresos, sino la hacían sentirse realizada al cumplir su sueño de niña, ser policía.

“Desde muy chiquita quería ser policía, pero mi papá me desanimó todo el tiempo y me decía que eso no, pero la ilusión siempre la tuve, la necesidad fue lo que luego me hizo voltear otra vez a esa posibilidad”, relata Claudia quien toda su vida ha vivido en Abasolo y quien con una niña de 7 años de edad en ese momento, se enlista en el cuerpo de policías del municipio, sabiendo que aunque la paga era mejor que en otros lados, no compensaba el riesgo que la actividad tiene.

Su hija a estado casi todo el tiempo bajo la supervisión de su abuela, pues en un turno de 24 horas por 24 horas es difícil educar a una adolescente, “nuestra relación es buena y hay mucha comunicación, ella me ayuda ahora también con mi mamá pues ya es grande de edad” reconoce la agente del orden, quien en retrospectiva ve con tristeza que se ha perdido mucho de la vida de su niña y de su madre.

No es solo la ausencia en las juntas escolares de su hija, el no haber notado ni siquiera el día en que se convirtió en señorita, o cuando su cabello fue cortado o pintado  lo que más le duele de sus ausencias en la vida de ella, es el hecho de que las cuestiones de seguridad  se han vuelto más complicadas y un antecedente de agresión a su familia la mantienen preocupada.

“Hace ya tiempo participé en un operativo para atender el reporte de una riña y en el lugar hicimos varias detenciones; yo solo cumplí con mi deber. Sin embargo entre los detenidos había alguien que me conocía y  amenazó con desquitarse por  la detención,  no tardó mucho tiempo en que una sobrina a la que confundieron con mi hija casi la arrollan por desquitarse de mi” relató al concluir que desde ese momento fue consciente del peligro que su hija y su madre corren por su trabajo

Claudia recuerda que hace ocho años cuando empezó su labor como policía sus servicios eran cuidar a la gente y poco se veía de los hechos que hoy abundan en todo el país, “hoy cualquiera trae un arma y no duda en disparar, hoy en día vemos muertos, enfrentamientos y situaciones que antes no había, el riesgo aumenta cada vez más”.

Por otro lado denunció no hay certidumbre en su labor, “a veces no sabemos si volveremos  y peor aún ni siquiera sabemos si contamos con un seguro de vida y no hay apoyo para nuestras necesidades de  atención médica y le pienso porque mi hija y mi madre no tienen a nadie más en el mundo”.

Claudia reconoce sus deseos de tener una vida social, tal vez formar una familia, tener más hijos pero la situación no lo permite “quisiera otro bebé pero para que le doy mas responsabilidades a mi hija o mi madre si yo no puedo estar con él. Ya lo que quisiera es mejor darles tranquilidad y yo recuperar la mía pues mi hija no duerme por que se preocupa por mi cuando estoy trabajando”.

“Por ellas, mi hija y mi madre llegué y por ellas me voy a ir; quiero seguir siendo su madre y su hija mucho tiempo más” explicó Claudia.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba