Rafaela Jaime: 34 años de peregrinar de Huanímaro a San Juan

La peregrina ha experimentado diversos acontecimientos en su caminar, una de ellas fue cuando uno de sus amigos falleció en el camino

Irapuato, Guanajuato.- Ma. Rafaela Jaime de 66 años de edad, tiene 34 años, siendo parte fundamental de la peregrinación de Huanímaro a San Juan de los Lagos.

La “sanjuanera”, desde los 14 años comenzó a peregrinar junto a su madre, visitando año con año a la Virgen de San Juan, hace 34 años, junto con su esposo Don Chava, Rafaela ha asumido el rol de “celadora”, pues Don Chava es el “celador mayor”, los cuales guían y están a disposición de los peregrinos.

“Asumí la responsabilidad de celadora, llevando el compromiso de servir a todos nuestros hermanos y sobretodo servir a María Santísima, el acudir a visitar al virgen año con año, nos ha dejado muchos bellos recuerdos, el ir a plantarnos a los pies de María con cientos de peregrinos que van por una manda o solo por el gusto de ir es una gran satisfacción”, señaló Rafaela,

Por otro lado, la “odisea” que viven los “sanjuaneros”, está llena de múltiples sentimientos, pero al final, para estos fieles, cada sacrificio vale la pena, “aquí pasamos de todo, sufrimos de cansancio, frio, hambres, se nos hacen unas ampollas enormes, pero llegar a un sitio a descansar, aunque sea una hora, nos regresa el alma”, dijo.

Cabe destacar que Rafaela, también se dedica a apoyar a los peregrinos en sus ampollas y con mucho cariño, les cura sus heridas para que puedan continuar con su camino.

Hasta el último aliento con Lupillo

Todos estos años, la huanimarense ha ido coleccionando experiencias y momentos únicos, pero el que siempre estará en su memoria y marcado en su corazón, fue el deceso del Doctor Lupillo, un querido medico huanimarense, que murió en su camino a visitar a la Virgen de San Juan.

“Cada año hay experiencias que nos marcan el alma, pero en particular hay una situación que nos llenó de tristeza y gusto al mismo tiempo, El doctor Lupillo, que siempre fue devoto a la Santísima Virgen, él tenía cáncer y había un sacerdote que él apoyaba mucho, quien le decía, -‘Lupillo vamos a San Juan’- y llegó el momento en el que se decidió, se vino con nosotros a San Juan pero el doctor Lupillo se nos acabó en Las Cruces, Jalisco, en la bajada del caracol, ahí el acabó, alrededor de las 11 de la mañana se lo llevaron a Lagos de Moreno para atenderlo y el doctor les dijo que él ya tenía 6 horas que había muerto, aun no entendemos como fue, si él seguía caminando con ayuda de dos hermanos, pero continuaba caminando, fue una experiencia que me marcó por completo”, relató entre lágrimas.

La fe contra el Covid-19

Ante la pandemia y el aumento de casos por coronavirus, Rafaela externó que no tiene miedo, pues la fe que tiene es muy grande, “miedo no tengo, porque yo sé y se los he dicho, mi fe es muy grande y yo tengo fe que vamos a salir librados de esta pandemia, traemos nuestro cubrebocas, nuestro gel, lo que menos queremos es contagiarnos, tenemos la precaución de cuidarnos, pero no dejaremos de visitar a nuestra Santísima Virgen”, concluyó.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button