¿Qué es el fenómeno de ‘La Niña’ y por qué debe importarnos?

Este año, se prevé que su fuerza sea de moderada a fuerte. Entérate de qué se trata y cómo afecta al mundo

A este año 2020 no le faltaban ‘sorpresas’: con el COVID-19, el mundo se ha puesto en «jaque». Pero no contábamos con la llegada de «La Niña», que ya está presente y durará hasta el próximo año, anunció este jueves la Organización Meteorológica Mundial, perteneciente a Naciones Unidas.

Durante esta temporada, ‘golpeará’ las temperaturas, provocará precipitaciones y patrones de tormentas en todo el mundo. La OMM prevé que su intensidad sea de moderada a fuerte.

Pero, ¿sabes qué caracteriza a este fenómeno y cuál es la diferencia con «El Niño»? Te explicamos.

Ella es…

«La Niña» tiene como principal componente que las temperaturas de la superficie del mar sean anormalmente frías, especialmente en el oriente del Océano Pacífico.

Es una fluctuación de la presión atmosférica de escala entre el oriente y el occidente del Pacífico. Generalmente conlleva una temporada de huracanes en el Atlántico más activa, con más tormentas y quizás más fuertes.

Se espera que este año traiga condiciones más secas de lo habitual al este de África durante la temporada de siembra, lo que la agencia meteorológica de la ONU calificó como “un acontecimiento más preocupante que puede sumarse a los desafíos de seguridad alimentaria en la región”.

En América del Norte, «La Niña» generalmente ocasiona más lluvias en el norte del continente y menos en el sur.

Se espera que América del Sur experimente precipitaciones superiores al promedio en la parte norte del continente y por debajo del promedio en gran parte del sur.

En otros lugares, se espera que el fenómeno traiga condiciones de humedad en gran parte del sudeste asiático y Australia.

¿Y «El Niño»?

Es lo opuesto a «La Niña» (y no solo por el nombre), es decir, consiste en el calentamiento de las aguas del mar en el Océano Pacífico Oriental ecuatorial.

También provoca intensas lluvias, teniendo mayor fuerza en la zona del Pacífico de Sudamérica.

Aunque por los nombres parezcan dos fenómenos diferentes, realmente son uno solo: ambos conforman El Niño-Oscilación del Sur (ENOS), que es un patrón climático en los que oscilan los parámetros meteorológicos cíclicamente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba