Millonario finge ser trabajador de escasos recursos para vacunarse contra COVID-19

Con esta acción, el millonario y su esposa se vacunaron antes que los indígenas de Alaska para quienes estaba reservado el medicamento

Canadá

Un magnate fingió ser de escasos recursos para que, junto a su esposa, recibiera la vacuna contra el COVID-19 antes de lo esperado. Haciéndose pasar por trabajadores de un motel, la pareja pudo inmunizarse contra el SARS-CoV-2 gracias al  lote destinado a los indígenas de la región.

Rodney Baker y Ekaterina Baker, de 55 y 32 años respectivamente, se hicieron virales en redes sociales luego de que Rodney se las ingeniara para adquirir la vacuna contra COVID-19 antes de tiempo.

Pese a ser una persona millonaria gracias a la industria del juego y los casinos, Rodney fingió ser empleado de un motel de Canadá y se desplazó con Ekaterina a los límites con Alaska para recibir la medicina antes que los locatarios.

De acuerdo con la información presentada por medios locales, los Baker viajaron desde Vancouver hasta Whitehorse, para después acercarse a la comunidad que recibiría la medicina.

En consecuencia la pareja recibió una multa por mentir para recibir la vacuna COVID-19 y atentar contra los pueblos originarios. El cargo que se les impuso fue por el detrimento a los miembros de esta comunidad y más tarde se informó que la sanción podría aumentar como resultado a la ola de indignación generada.

La pareja presentó información falsa que los validaba como trabajadores de un motel cercano a la zona y afirmaron que residirían durante algún tiempo en Yukon, sin embargo el personal de la salud descubrió la mentira cuando el matrimonio pidió ser conducido a un aeropuerto después de recibir la dosis.

Cuando los médicos llamaron al motel para confirmar que los Baker trabajaban allí, recibieron una negativa que permitió conocer que en este sitio solo “pasarían la cuarentena obligatoria” después de su viaje.

La pareja estaba por tomar un vuelo para regresar a Vancouver, pero fueron detenidos y multados con 1,150 dólares canadienses, es decir un estimado de 18,624.80 pesos mexicano y podrían pasar hasta seis meses en prisión.

Angela Demit, jefa de la reserva indígena de White River, afirmó que la multa era una sanción “muy tenue”, por lo que solicitó a la Real Policía Montada de Canadá abrir una carpeta de investigación en contra de los Baker.

“Estamos muy preocupados por las acciones de individuos que ponen en peligro a nuestros mayores y a nuestra gente más vulnerable”, detalló en un comunicado.

Las vacunas destinadas a los pueblos indígenas fueron una promesa del gobierno de Justin Trudeau, quien destinó una reserva de los primeros lotes para las zonas remotas de Canadá. En Beaver Creek, por ejemplo. una clínica móvil administró el tratamiento desarrollado por Moderna desde el 18 de enero.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba