“Mi papá jugaba en el barrio y yo me iba atrás con él en la bici para verlo” Jaime Patiño

Jaime Patiño hizo su debut como portero el pasado viernes con el Irapuato.

Mi papá jugaba en el barrio y yo me iba atrás con él para verlo jugar, así comenzó mi gusto por ser portero”. Jaime Patiño. El pasado viernes Jaime, hizo su debut como portero profesional con el Irapuato, en el partido contra Cañoneros Marina.

A pesar de que ninguno de sus familiares se dedicó al futbol profesional, Jaime desde pequeño le encontró “amor a la portería”.

“Todos en mi familia son comerciantes y pues mis tíos y mi papá jugaban, pero en el barrio y con los amigos, a manera de distracción. Y no jugué otra posición porque me gustaba tirarme, lanzarme y aparte de eso no soy un tipo con una técnica muy dotada que digamos. Lo poco o mucho que tengo de técnica ha sido total esfuerzo dedicación y trabajo”.

Aunque no nació en Irapuato, Jaime siente que Irapuato es su casa, pues llegó tan solo con siete años de edad a tierras freseras.

“Irapuato es mi casa, es el primer estadio que pise, aquí he admirado a “Poncho blanco, Sergio Arias, al “Grande Martínez”, he crecido aquí, he hecho buenas amistades, he conocido personas increíbles Y pues Irapuato es mi casa y no cambiaría por nada la decisión de mis padres de haber venido acá.” Comentó Jaime.

Además, Jaime nos compartió un poco de su sentir en el momento en que le avisaron que iba a entrar a la cancha.

“Fue mucha emoción, no fueron nervios, era ansiedad de ya querer estar dentro, de mostrar un poquito lo que podía hacer. Sentí emoción de ver a mi papá en tribuna, escuchar el apoyo de algunas personas sin conocer a muchas de esas. Soñaba con escuchar el grito de “Trinca” y el grito de gol, pero ya no desde tribuna o banca, si no siendo una pieza en la cancha. Fue muy lindo, pasaron por mi cabeza todas las cosas que pasé antes, la espera, la frustración y todo se redujo a ese momento, a ver al cielo y agradecer. Ya después era total concentración”. Comentó Jaime.

Finalmente, Jaime le mandó un mensaje a toda la afición fresera.

De mi pueden esperar un tipo siempre entregado, siempre esforzándose, no sé qué me espera el día de mañana o la próxima temporada o los años venideros, pero por ahora disfruto lo que tengo y lo que está por venir será cosa de Dios y del esfuerzo que yo haga para merecer más. Espero tener una larga carrera y llegar con este equipo y esta camisa a primera división que es mi sueño y el de todos. Esta temporada ya está en la recta final y la única meta es ser campeones, se hizo lo difícil en esta segunda vuelta. Un gran torneo de todos y no tengo duda que en unas semanas esta afición y este equipo va a estar festejando el título. Finalizó Jaime.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba