Llegó el tiempo de darle una chaineadita a nuestra tumba

Las lágrimas de alegría vendrán al saber que somos recordados, el saber que aún en otra dimensión existimos

Un cuento de: MakaBrown

Dar un paseo por las noches entre las tumbas es un poco nostálgico, la gente pareciera que no escucha nada, pero entre todos tenemos nuestra propia comunidad.

Hay niños, señoras, señores, jóvenes de todas las edades… y ancianos…muchos ancianos. Aunque casi durante todo el año están un poco tristes, hoy se les ve felices. Aún aquel chico que sorpresivamente le arrebataron la vida en un asalto. El bebé que no pudo ganar la batalla en el preciso momento de su nacimiento, o aquella ancianita que se doblegó en la última operación.

Hoy están felices… desde temprana hora algunos se han puesto a barrer los pasillos y a arreglar las jardineras. Otros desempolvan sus criptas y sus lápidas.

Hay algunos que no tienen familiares, ni conocidos. Aún ellos se ven felices… y es que saben que el panteón muy pronto se llenará de gente, de flores, de música y comida. Las lágrimas de alegría vendrán al saber que somos recordados, el saber que aún en otra dimensión existimos.

Tal vez no nos puedan ver, ni sentir, ni escuchar. Seguros estamos que sí nos pueden recordar, y que gracias a eso permanecemos vivo en su mente, en su alma y en su corazón. El día de muertos esta más cerca y más vivo que nunca, ha llegado el momento de darle una chaineadita a nuestra tumba.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba