La niña del panteón; relató de un taxista

Irapuato, Guanajuato.- La leyenda de “La Niña del Panteón Municipal” encontrada en un libro del archivo histórico municipal de la ciudad, de acuerdo con el libro fue relatada por un taxista, mismo que un día después de trasladar a una señora al  cementerio se llevó una gran sorpresa cuando al salir del estacionamiento del lugar en el asiento trasero del automóvil apareció una niña de unos 8 años acompañada por una muñeca “ensangrentada”.

El taxista le preguntó a la niña que donde estaba su mamá y la niña no respondió, posteriormente el conductor le dijo que a donde la llevaba y la niña tímidamente respondió que quería ir con su madre que vivía en la Calzada de Guadalupe.

Fue así como el taxista tomo rumbo hacía la Calzada de Guadalupe mientras observaba a la niña que tenía labios obscuros, piel pálida, cabello negro y rostro triste,  momentos después la niña preguntó al conductor que si le gustaban los muertos, llevándose gran susto el taxista, finalmente la niña señaló una casa como el hogar de su madre.

El hombre volteó hacia la parte trasera del automóvil y se percató de que la niña ya había abandonado el taxi, sin embargo la muñeca que traía consigo seguía en el asiento.

Al ver que la niña se había ido, el taxista se dirigió hacía la casa que la niña le señaló, en el lugar se encontró con un hombre de rostro cansado, parecía como si llevara mucho tiempo sin dormir y el conductor del taxi le dijo “Acabo de traer a una niña que se bajó sin pagarme la dejada”, el hombre molestó le respondió que ahí no había dejado a ninguna niña.

El taxista decidió mostrarle la muñeca al hombre para exhibir la evidencia, finalmente el hombre tomó la muñeca y con comenzó a llorar de forma muy escandalosa, una vez pasado el llanto el hombre le dijo al conductor que 2 meses atrás su hija fue atropellada por un conductor que se encontraba en estado de ebriedad y que la muñeca la habían buscado durante ese tiempo sin poderla encontrar.

El taxista abandonó la casa y con mientras sentía un escalofrío se dio cuenta que durante ese viaje llevó consigo el espíritu de la niña,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar