La dama de blanco

Hace 45 años, Ricardo Huerta vivió la experiencia más escalofriante de toda su vida

Guanajuato, Gto.- En Guanajuato capital, a sus 15 años Ricardo un orgulloso Irapuatense viajó por motivos familiares a ese bello y colonial estado.

Hoy en día el señor de 60 años nos relató la historia tan peculiar que vivió ese momento.

Todo comenzó una tarde de octubre, donde el joven al llegar al estado de Guanajuato decidido salir a pasear en lo que su prima llamada Rosaura salía del trabajo, al caminar por un tiempo prolongado Ricardo se sentó en una banca del jardín de la calle embajadoras cuando de repente entre tanta gente una joven de una belleza encantadora asomó una sonrisa dirigida hacia él, por lo que sin dudarlo el irapuatense le regresó aquel gesto.

Ante aquel alboroto la joven comenzó a caminar hacia la parada de los camiones y en ese instante Ricardo se sintió tan atraído que comenzó a seguirla a una distancia prudente para no ser visto por ella.

Ambos subieron a un camión con destino al centro de la ciudad dirigiéndose a un callejón en el cual Ricardo la perdió de vista, justo lo que lo motivo a caminar más rápido para darle alcance, pero su esfuerzo fue en vano ya que la joven ya no estaba.

A los pocos minutos el irapuatense sintió como un viento fuerte proveniente de aquel callejón lo ataco junto una especie de escalofríos intensos, dejándolo atónito ante el desvanecimiento de aquella bella joven que lo había hechizado con su figura y semblante encantador, la joven se desvaneció y Ricardo seguía con los escalofríos a flor de piel hasta que corrió de nueva cuenta a la casa de sus familiares.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba