Hershey, murió tras el ataque de un pitbull; irapuatense envía carta de reflexión

Irapuato, Guanajuato

Para Karla Viviana Hernández Mercado, la muerte de su perrita Hershey, fue trágica y muy dolorosa, pues un perro de la raza pitbull, la mató. La joven relató el hecho, no para evidenciar la muerte del animal como queja, sino la importancia que tiene una mascota al cuidado de una persona.

Carta enviada a Notus

Me gustaría compartirles la tristeza y dolor que todos en mi familia sentimos el día de hoy con la finalidad de dejarles una lección. El día 15 de julio de 2017 a las 7:30 pm, mi hermana y yo íbamos paseando a nuestras dos perritas, que como algunos saben eran nuestro pitbull en silla de ruedas, Kim y nuestra schnauzer miniatura de 12 años, Hershey.

Sobre Boulevard Arandas, cuando igualmente un perro de la raza pitbull salió desbocado de un taller mecánico llamado “Le Mens” y se nos aventó a matar, durante el percance atacó a Hershey, sacudiéndola como a un peluche, perforándole ambos pulmones, diafragma y sacándole las vísceras, además de fracturarle la columna, varias costillas y patas traseras.

Se necesitaron más de 5 personas y distintos métodos para quitarle de su hocico a nuestra pequeña, quien lloraba de dolor y ante la situación no podía hacer nada contra la bestia que la atacaba.

A pesar de todo, llegó con vida al veterinario, quien hizo todo lo que estuvo en sus manos para salvarle la vida. Él mismo dijo que era un milagro que siguiera viva y ella luchó contra todo pronóstico, hasta la mañana siguiente que dio su último aliento.

El propietario del pitbull cuyo nombre es Luis Enrique Lara Gómez, asumió su responsabilidad y pagó los gastos de veterinario, sin embargo, admitió tener al perro para guardia y protección en su taller mecánico.

Además, aseguró haber tenido al perro confinado durante 6 meses sin salir, dijo jamás sacarlo a pasear y no socializarlo con ningún otro perro e inclusive aceptó que el perro mostraba signos de agresión a la hora de llevarlo al veterinario, sin duda, esto también es un tipo de maltrato hacia el perro.

Asimismo, aceptó que por su descuido el perro se escapó, lo que ocasionó la muerte de quien consideramos era miembro de la familia, pero igual pudimos ser mi hermana o yo. Aun cuando el dueño quiso tomar responsabilidad de sus actos y los de su perro, nada va a poder reparar el dolor y el daño que nos provocó.

Cabe mencionar que la navidad pasada mi hermana ya había sido atacada por otro pitbull, consecuencia de otra irresponsabilidad por parte de la dueña quien lo llevaba sin correa. Este otro perro iba cruzando la calle cuando se percató de nuestra presencia y regresó corriendo directo hacia mi hermana mordiéndola en la parte inferior de la pierna izquierda, yo tuve que patear al perro para que la soltara, más cuando esto sucedió, el perro enfurecido dirigió su ataque a Kim, que como anteriormente había mencionado, se encuentra en silla de ruedas.

La señora aprovechó la situación y negó ser dueña del perro, señalando a alguien más de entre la multitud que se había formado dándose a la fuga por lo que tuvimos que dar a la tarea de localizarla y cuando se le exigió que se hiciera responsable, se negó asegurando que nosotros solo queríamos quitarle el dinero, a pesar de que se le presentaron los recibos de cada gasto que se había realizado a causa de la mordida.

Ante estas dos situaciones decidimos acudir al Centro de Atención Canina de Irapuato (CANI), quienes al estar al tanto de los sucesos, dijeron no poder hacer nada al respecto, más que hablar con los respectivos dueños y darles ciertas indicaciones para prevenir otro percance, sin asegurarse de que éstos hagan caso o no, además nos sugirieron presentar una denuncia en el Ministerio Público para crear un antecedente del señor Luis Enrique Lara Gómez y su pitbull, dicha recomendación también fue sugerida por un miembro del cuerpo de policías que presenció el segundo ataque, por lo que no quisimos perder más tiempo y acudimos el día martes 18 de julio del año en curso.

Contamos los hechos esperando una solución justa, sin embargo, ellos no tienen la facultad para tomar en custodia al perro, al igual que CANI y de igual forma no tomaron en cuenta ni siquiera nuestra denuncia.

Entre organizaciones “se pasan la bolita” sin haber una autoridad que se haga responsable de las acciones a seguir cuando una persona es mordida y su perro asesinado por otro, ya sea callejero o con dueño, pues no existe un delito que perseguir si no hay una persona muerta, es decir, que dejaran que estos perros continúen en manos de personas irresponsables y listos para volver atacar hasta que suceda otra tragedia.

Como la más reciente que se suscitó en Coyoacán, Ciudad de México, donde una niña de tres años fue asesinada por el ataque de cuatro perros de la misma raza, pitbull. Con esto no busco satanizar la raza pues como mencioné anteriormente tengo uno en silla de ruedas que rescaté hace un año pero si señalar que son animales a los cuales se les debe tener con muchas precauciones, que no hay cabida para el descuido, que se debe ser un dueño responsable siempre con esta raza y toda las demás que también son potencialmente peligrosas. Que no cualquiera debe tener está raza.

Por favor, seamos conscientes que tener una mascota no sólo es darle comida y techo, significa más que eso, es darle disciplina, cuidados, requiere de nuestro tiempo y esfuerzo. Implica hacia la sociedad llevarlos con correa y bolsas para recoger sus heces. Solo espero que algún día la vida de un animal tenga el mismo valor que una vida humana. Gracias.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba