Fotógrafo “Asesinado por la indiferencia”

René Robert se cayó en la calle y ahí permaneció, tirado sobre la acera sin que nadie le brindara ayuda, presentaba un cuadro de hipotermia severa que le ocasionó la muerte

“Asesinado por la indiferencia”, así fue como murió el fotógrafo profesional René Robert, de 84 años, quien después de salir a cenar se cayó, quedó tirado, se congeló y nadie lo ayudó, todo esto en el corazón de Paris, una ciudad supuestamente amorosa, donde la indiferencia, también forma parte de su cultura.

“Asesinado por la indiferencia. Esta noche a las 19:20 en France Info TV mi homenaje al fotógrafo René Robert, que murió solo en una concurrida calle de la capital sin que nadie se detuviera a socorrerlo… y lo que este trágico y repugnante final de vida nos enseña sobre nosotros mismos” escribió el periodista Michel Mompontet sobre su amigo Rene.

René Robert, había ido a cenar en un restaurante de la calle Turbigo, en París, Francia; alrededor de las nueve de la noche se cayó en la calle y ahí permaneció, tirado sobre la acera sin que nadie le brindara ayuda y hasta las 06:30 horas llegó un indigente quien se acercó a ver cómo estaba y pidió apoyo para llamar a una ambulancia, sin embargo, era demasiado tarde.

René Robert llegó al hospital Cochin, aún con vida, pero fue imposible reanimarlo; tenía varias heridas en la cabeza y debido a las bajas temperaturas presentaba un cuadro de hipotermia severa que le ocasionó la muerte.

El periodista Michel Mompontet, amigó de René, dijo en su programa “soy un humanista optimista, así que estoy muy sorprendido de que nadie haya parado. Estamos en el corazón de París, en un barrio popular donde hay restaurantes y turistas. Está bien vestido, no parece un vagabundo que pueda dar miedo; es un barrio donde suele haber gente merodeando. Nadie vio el cuerpo. ¿Dónde estaba la policía municipal?”.

“No estoy 100% seguro si yo mismo, en tales circunstancias, me hubiera detenido. Vivimos en una gran ciudad y nos enfrentamos diariamente a la miseria humana donde constantemente la gente infeliz duerme incluso en el suelo. Como no lo hago, tengo esta certeza, no puedo, por tanto, acusar a los demás”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button