De nuevo se quedan sin seguridad comerciantes del Tomasa Esteves

Amador “N”, comerciante del mercado Tomasa Esteves, asegura que la Guardia Nacional dejó de “resguardarlos” desde inicios del año 2021, además de que tampoco hay policías en Salamanca

Salamanca, Guanajuato.- “No tenemos seguridad desde inicios de este año 2021, la Guardia Nacional dejó de venir al mercado en diciembre pasado, esa fue la última vez que los vimos pararse aquí, y los pocos policías que hay en Salamanca no vienen para acá” dijo Amador “N”, comerciante del mercado Tomasa Esteves.

Amador “N” de 70 años de edad, comerciante de calzado artesanal, dijo trabajar en el lugar desde que tenía 12 años, y  nunca antes le había preocupado su seguridad, ya que anteriormente Salamanca era una ciudad segura, pero desde hace tres años dejó de serlo.

“Desde que entró el nuevo gobierno la inseguridad se desbordó, si había, pero no tanto como ahora. En septiembre del año pasado se soltó la balacera en contra de compañeros comerciantes, y desde entonces trabajamos con miedo” dijo Amador.

Debido a la masacre en contra de un comerciante de jitomates y un transeúnte que perdieron la vida el pasado 27 de enero del 2019, al igual que el ataque a quemarropa el  3 de septiembre del año 2020 donde dispararon a 5 carniceros y 4 de ellos perdieron la vida, para luego regresar al día siguiente 4 de septiembre y asesinar al “pachangas”, comerciante de verduras quien recibió diez balazos; posteriormente, en el mes de octubre del mismo año, nuevamente se suscitó otra agresión en contra de una panadería ubicada frente al mercado.

Ante su desesperación por lo ocurrido, los locatarios se unieron para exigir seguridad a Beatriz Hernández, quien decidió poner una malla ciclónica alrededor del mercado a manera de “proteger” supuestamente a los manifestantes.

Sin embargo, los 3 mil trabajadores del Tomasa Esteves se sintieron burlados con las actitudes por parte de la alcaldesa y el martes 24 de noviembre del año 2020 decidieron hacer un paro laboral  como forma de manifestación, bajando cortinas de sus locales y colocando carteles donde exigían justicia, paz y seguridad, solicitando de manera urgente la presencia de policías que vigilaran la zona, para impedir volviera a ocurrir otro ataque en su contra por el “supuesto derecho de piso que les cobran, al parecer, gente relacionada al crimen organizado”, argumentando que es imposible pagar cantidades estratosféricas, situación que dijeron parecerles injusta, además de que a raíz de la pandemia del coronavirus su economía se afectó severamente, de la que dicen no poderse recuperar todavía.

Ante esta situación, Amador “N” dijo estar cansado de promesas falsas por parte de las autoridades, quienes a su parecer los tienen “abandonados”, comentando que en este momento los candidatos, incluyendo a la alcaldesa con licencia Beatriz Hernández, están muy ocupados haciendo campañas de mentiras, olvidándose de las verdaderas necesidades del pueblo.

“Todos vienen y prometen lo mismo, nunca nos han cumplido, solo vienen a tomarse la foto para el periódico y se van, todos son iguales, solo buscan enriquecerse mientras nosotros estamos empeorando” concluyó el comerciante.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba