Así lucía la calle Álvaro Obregón durante la inundación de 1958 en Salamanca

Imploraron auxilio al divino Cristo Negro del Sr. del Hospital

Salamanca, Guanajuato.- En la inundación del 19 de Septiembre de 1958 en la ciudad de Salamanca, quienes cuentan de lo sucedido hace 62 años, recuerdan que fueron dos días de lluvia constante, lo que inundó calles, fincas, predios y baldíos  por 20 días que se estancó el agua, con el temor de que se llegaran a quedar atrapados, por lo que autoridades llamaron a la población a tener que refugiarse en los templos, el ex convento y el edificio Casa Municipal.

Hubo un verdadero desconcierto entre los Salmantinos por no tener comunicación directa hacia la colonia Petrolera, la Bellavista y la zona industrial de RIAMA de Petróleos Mexicanos.

En algunos lugares de la ciudad el nivel del agua se elevó a más de metro y medio dejando daños irreparables como en campos de siembra, las colonias como la Guanajuato, Nativitas, San Pedro y San Juan de la Presa, por citar algunas, que en un momento sus habitantes debieron salir con el agua a nivel de la cintura y otros en pequeñas lanchas.

Durante los desastres ocasionados por la inundación, los Salmantinos en gran número imploraron al Cristo Negro, sacándolo a las principales calles de la ciudad, se rogaba su auxilio divino para que bajara el nivel del agua y amainara las lluvias, finalmente fue obrado este prodigio por lo que la sagrada imagen del Cristo Negro fue llevada por algunas calles de la ciudad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba