Alexis Cabrera como médico pasante ganará menos que un nini

De acuerdo al futuro médico es una situación injusta ya que es una carrera que les demanda muchas horas de estudio y esfuerzo

Irapuato, Guanajuato.- Alexis Cabrera de 23 años es un interno de Medicina que en un futuro ganará menos en su servicio social que un nini con una beca, luego de las disposiciones de austeridad que ha dado a conocer el gobierno federal.

A través del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro los llamados ninis recibirán una capacitación para ingresar a un oficio y al mismo tiempo se les dará una beca mensual de 3 mil 600 pesos.

Sin embargo, para los pasantes de Medicina, a partir del próximo 1 de agosto su apoyo se reducirá al 50 por ciento, es decir de 3 mil 800 a mil 600 pesos mensuales, sobre todo si son designados a zonas rurales.

Para Alexis Cabrera esto sería «injusto» ya que son muchas horas las que estudiantes e internos médicos le dedican a su labor en este sector.

«Son muchas horas las que pasamos, estaríamos muy inconformes porque ahora si que a los que les llaman ninis les están dando una beca y nosotros obviamente estamos aprendiendo pero es un trabajo», enfatizó.

Además cabe señalar que los médicos pasantes se encuentran expuestos a trabajar sin seguridad, lejos de sus lugares de origen y además cubriendo muchos gastos de transporte y comida.

Ninis ganarán más que los pasantes médicos

Artículos Relacionados

Un Comentario

  1. AMLO me pinta más a la derecha de una verdadera posición de progresismo social de izquierda, pero lo que pretenden «los médicos» al querer que su vocación deba recibir más apoyo que cualquier oficio o profesión a no ser por circunstancias de equidad, raya en el narcisismo psicopatológico.

    Desconozco la intención del gobierno con el pequeño aumento en apoyo a los desempleados y la disminución de este a los becarios en medicina… pero espero lo este implementando por motivos de equidad social.

    Ahora bien, de los médicos espero hayan elegido esa vocación por las motivaciones correctas conscientes de las circunstancias sociales: siempre en conocimiento que desde diferentes frentes (profesiones u oficios) se sufre muchas veces hasta más… sin la esperanza como la existe en la del médico de que en un sistema neoliberal lo que se sufra en carencias $ hoy mañana (una vez conseguido el título) por la misma demanda de las necesidades urgentes de la gente está estará dispuesta a pagar sumas ridículas hasta por la receta de *un mejoralito*.

    Muchos no cumplimos con los requisitos para las becas de los “médicos» ni de los «ninis…» pero un error recurrente e irracional que he visto a lo largo de mi vida al compartir espacios de servicio social como laboral con los médicos (generalizó) es que crean que su vocación merece más recompensas (sobretodo recuerdo sus desdenes a los que optaron por enfermería y que sin duda muchos irónicamente manifestaban mayor aptitud y calidad humana).

    Hay que demandar mejores salarios para toda profesión que exiga al estudiante desgastarse a sí mismo durante su servicio social, etc… pero sin dejar de considerar a los que no están trabajando en un buen trabajo ni estudiando con calidad por causas ajenas a ellos mismos: “el recurso $ es de todo el pueblo».

    Sobre esta consideración se deben contemplar de la misma manera normas severas de regulación que castiguen a los que se aprovechan de las demandas urgentes o ficticias de la gente (muy común en los médicos y mecánicos), impidiendo así una polarización económica, y obvio un sin fin de injusticias que seguro los necios intentarán racionalizar en la utilidad de su profesión u oficio.

    En el caso particular en nuestro país se debe buscar justicia social sin comparar su situación con los que estén sin empleo y que tal vez no gocen de los favores contingentes del recurso de haberse formado en algún oficio o profesión cuya demanda y precio de servicios los cotiza la ecuación entre la necesidad urgente; el miedo y el oportunismo narcisista.

    No dejan de avergonzarme esos seudomedicos… que se comparan con “los ninis» exigiendo mayores privilegios, solamente me causan más molestias en mi quehacer filosófico con su falta de madurez y dignidad para la vocación.

    Ya con los años y la sinceridad a ti mismo aprendes que un barrendero o carpintero podría enseñarle a un médico o cualquier profesionista (que raye o se suba hacer teatro en el escenario del «narcisismo patológico») que es en verdad sacrificarse…

    Insisto no se trata de camisas… no hay muchos oficios y profesiones llenos de oportunidades como la del médico, y seguramente los que no tuvieron la oportunidad de estudiar o conseguir un buen trabajo (sin juzgarlos anticipadamente) podrían estar sufriendo más y lo más justo es ayudarles con la carga, y así tal vez algún día entre estos que gozaron del programa podamos encontrar a algunos que opten formarse como médicos por un genuino llamado y por un corazón samaritano que se alegre en verdad de ayudar a aliviar el sufrimiento de un sin fin de “ninis».

    Alegrense con todos aquellos a los que se les están dando nuevas oportunidades, y claro, luchen con madurez y pies en la tierra por aquellos que necesitan más apoyo.

    ¡Actitud de Hombre!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba