A 25 años de la caída del Muro de Berlín

NIN090207-1

Alemania.- Hoy, son 25 años de celebración y fiesta por la caída del Muro de Berlín. Su centro se aglutinó que acudió al corazón de la capital alemana para sumarse a las muchedumbres y compartir la alegría de la desaparición del Muro.

La gran fiesta popular en la Puerta de Brandenburgo removió recuerdos y emociones del día en que cayó esa frontera neurálgica y que significó el término de la división de Alemania.

En diversos puntos del centro de la ciudad había pantallas que proyectaban las imágenes del 9 de noviembre de 1989.

Frente a la Puerta de Brandenburgo se colocó una enorme pantalla, sobre la que solo sobresalía la cuadriga de bronce que galopa hacia Berlín Oriental.

A cada lado de la pantalla había escenarios profusamente iluminados, donde se presentaban los grupos musicales. Estos eran magnificados en la pantalla para que miles de personas pudieran ver el espectáculo.

En el centro de la ciudad no cabía ni un alfiler cuando se acercó la hora en que se iban a soltar los balones luminosos, que fueron colocados a lo largo de 15 kilómetros del trayecto que seguía el Muro de Berlín.

Sin embargo, falló el golpe de efecto porque en vez de que los balones luminosos fueran soltados todos al mismo tiempo, la acción se llevó a cabo uno por uno, de manera que hubo rechiflas porque la gente tuvo que esperar bastante tiempo del estimado para ver desprenderse de su soporte los globos luminosos.

Cada uno de ellos tenía un “padrino de balón“, que en su mayoría eran gente joven. Todos vestían la misma chamarra roja con el letrero de su función en la espalda. Eran ellos quien, guiándose por el ritmo cronológico iban soltando los balones uno después de otro, pero 15 kilómetros es un trayecto largo.

El tema de la gran fiesta popular para celebrar los 25 años de la Caída del Muro de Berlín fue “Valor para la Libertad”, una clara referencia a la actitud valerosa de los alemanes orientales.

Fueron ellos quienes con marchas pacíficas en las que portaban velas encendidas durante el segundo semestre de 1989, teniendo como punto de reunión las iglesias protestantes, consiguieron poner al régimen dictatorial socialista bajo una enorme presión.

Información Vanguardia

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba