Templo de Nuestra Señora de la Misericordia hoy conocido como Hospitalito

_MG_1140

Irapuato, Guanajuato.- Construido inicialmente como una pequeña capilla, se le atribuye al obispo de Michoacán, Don Vasco de Quiroga, como parte del Hospital de Indios que el habría levantado alrededor de 1550, similar a otros que fundó en Santa Fe ciudad de México, seguido por Pátzcuaro, Michoacán. No existe prueba documental pero por tradición se menciona.

El nombre inicial fue: Templo de Nuestra Señora de la Misericordia de los Indios Tarascos, pues funcionó como asiento y cofradía durante cientos de años en un floreciente barrio indígena en el siglo XVI.

_MG_1141La capilla de inició en el siglo XVI, pero el interior se terminó hasta el año de 1713, dato que se puede observar en el la clave del formero sobre el presbítero. Por otra parte la fachada actual fue terminada hasta el año de 1733.

El templo fue reconstruido varias veces. En el año de 1968 se le quitó el atrio, la imagen fue retirada ese año y confinada a un tapanco, fue reconstruida en 1978, colocándose al lado del altar.

Características

La imagen escultórica, hecha de caña de maíz pero con influencia española que se encuentra ahora en el nicho izquierdo del retablo mayor, representa a su titular y en el centro del mismo se venera al Señor de la Humildad, que la devoción ha modificado por Señor de la Misericordia, fabricado igualmente con pasta de caña de maíz, técnica local y atribuible a manos indígenas con dirección de don Vasco.

La planta de la cruz latina y su bóveda es de crucería, dividida cada una por arcos fajones y terminados en una imposta.

Los actuales altares laterales y el mayor con su retablo son neoclásico, producto del mandato de la iglesia católica que en el siglo pasado precisaba que la madera dorada era para la hoguera, mandato que trajo consigo la demolición de los retablos barrocos de oro de esa pequeña capilla.

_MG_1139La fachada es barroca por las características de su composición de sus diferentes elementos, tales como: columnas salomónicas pareadas y arquitrabadas en toda la extensión de la portada, y sus molduraciones todas relacionadas iconográficamente con Cristo. La portada a su vez se encuentra cobijada por un gran frontón semicircular rematado por un gran saledizo de modulaciones orgánicas, el cual muestra en su muro piñón las figuras en relieve del Sol y la Luna, símbolos representados con la purísima concepción, cuya figuración escultórica se encuentra rematado el conjunto en un nicho central, e igualmente relacionados con los dioses tarascos del día y la noche, Huriata y Cutzi respectivamente.

Las figuras principales en su fachada son gárgolas de cantera que en forma de animales cumplen su función de bajar las aguas pluviales de la cubierta, representativas además de la costumbre conventual de la arquitectura en la Nueva España durante el siglo XVI, a la manera de la arquitectura gótica, de utilizar este elemento para representar animales, demonio y seres fantásticos.

La restauración del exterior actual se realizó en 1964 dentro de las Obras del Plan Guanajuato, que aplicó el entonces gobernador del estado, Juan José Torres Landa.

Información obtenida del catálogo del patrimonio arquitectónico de Irapuato.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba