SSG informa servicios médicos para prevenir y atender la discapacidad auditiva

La Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG) informa que cuenta con una gama de servicio para la población de los 46 municipios para la prevención y atención de la discapacidad auditiva.

La discapacidad auditiva, es la restricción en la función auditiva por alteraciones en oído externo, medio, interno o retrococleares, que a su vez pueden limitar la capacidad de comunicación.

Entre la población infantil, la hipoacusia (dismi­nución del nivel de audición por debajo de lo normal) es el defecto congénito más frecuente, superando al Síndrome de Down y la parálisis cerebral infantil, con una prevalencia confirmada, de 1 a 3 por cada 1,000 nacimientos en el contexto internacional.

Ante este panorama, la Secretaría de Salud de Guanajuato recomienda a los padres de familia solicitar el servicio del Tamiz Auditivo Neonatal, con el objetivo de asegurar la detección oportuna, el diagnóstico temprano y la atención integral de bebés con discapacidad auditiva.

La dependencia estatal pone al servicio de la población equipos portátiles de emisiones otacústicas en hospitales de especialidad, hospitales generales, hospitales comunitarios y CAISES además de brindar capacitación al personal de salud.

En el Hospital de Especialidades Pediátricas, se cuenta con personal especializado en la atención a niños con algún problema de audición con la realización de implante coclear.

En conjunto esta gama de servicios contribuye a la detección oportuna y la atención integral de los niños y niñas guanajuatenses, así como la plena integración e inclusión social de este sector de la población, en un marco de respeto a su dignidad y derechos fundamentales siempre favoreciendo la calidad y calidez del servicio.

A continuación, se emiten algunos síntomas de alarma para sospechar de alguna deficiencia auditiva en los bebés, recomendando acercar al bebé al servicio médico correspondiente para una valoración médica.

Parece demasiado tranquilo.

No gira la cabeza hacia sonidos familiares.

No imita vocalizaciones de los adultos.

No se asusta ante ruidos fuertes.

Parece que oye unos sonidos, pero no otros.

No dice palabras simples al año de vida

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba