Sexoactivismo por un Mundo mejor

abelrojas

“Abre tu mente.
¿Cuál es el límite?”.
Abel Pérez Rojas

En pleno tránsito de la segunda década del siglo XXI, hay ciertas formas de activismo que defienden causas mediante prácticas que al mismo tiempo cuestionan la doble moral social.

Hay quien utiliza el sexoactivismo para apoyar causas nobles y  frecuente para apoyar banderas de orden político, temas que de otra manera pasarían inadvertidos en los medios de comunicación de sociedades como la nuestra marcadas por diversos tabúes inveterados.

A continuación tres casos que seguramente serán motivo de reflexión.

La activista y feminista Ye Haiyan, mejor conocida por su seudónimo, Liumang Yan, es famosa en China, su país natal, por luchar contra el abuso de menores, lidiar por los derechos de las trabajadoras sexuales y los trabajadores migrantes.

Liumang Yan ha usado su blog como trinchera, pero lo que más ha levantado controversia y difusión han sido algunas de sus formas de protestar empleando la desnudez de su cuerpo y las relaciones sexuales.

De acuerdo con China-files.com, la labor de Yan comenzó en el 2005 cuando publicó una serie de fotografías de desnudos, donde  ella es la protagonista, y cuya finalidad era la de sensibilizar a las mujeres chinas con frases como: “los hombres son cosas externas, nosotras venimos y nos vamos de este mundo sin ellos”.

En el 2012, Yan realizó una de sus acciones más controvertidas, como parte de la campaña que dos años antes había emprendido para legalizar la prostitución en China. Yan se convirtió en prostituta por un día y regaló relaciones sexuales a trabajadores inmigrantes. En aquella ocasión dijo públicamente:

“Desde hoy, estoy dando servicios sexuales gratis para trabajadores inmigrantes. Primero para prevenir que sean atrapados y llevados legalmente por la policía. Segundo, para satisfacer sus necesidades sexuales. Y tercero, porque quiero crear un agudo contraste entre mi cariño por los inmigrantes y la crueldad del gobierno. Espero que mi acción haga a la gente reaccionar. Esto se acabará mañana”.

Liumang Yan ha sido perseguida por el gobierno chino y por grupos conservadores, ha sido golpeada y encarcelada en multitud de ocasiones, pero sigue firme en su labor de hacer evidente la doble moral de la sociedad radical y de los funcionarios chinos que criminalizan actividades cuyos principales consumidores son los que tienen con qué pagar servicios que usan en privado, pero combaten en público, como ha salido a relucir en varias ocasiones.

Aunque parece extremo y aislado el camino de Yan, ella no está sola y hay otros sexoactivistas que tratan de abrir brecha.

La sueca Leona Johansson y el noruego Tommy Hol Ellingsen desde 2004 contribuyen en el rescate del medio ambiente con sexo. A través de Fuck For Forest – proyecto “erótico ecológico”- los dos activistas filman material pornográfico amateur y lo comercializan para obtener fondos y así poder financiar proyectos medioambientalistas, como los ocho que auspician en Perú, Brasil, Ecuador, Costa Rica y Eslovaquia.

Leona y Tommy describen así su labor a El País: “Apoyamos iniciativas locales que tengan una intención idealista, y siempre tratamos directamente con los grupos que trabajan en la zona, por lo que siempre sabemos a quién apoyamos y en qué se usa el dinero”

El camino de Fuck For Forest no ha sido fácil porque han tenido que pasar por multas, prisión y múltiples obstáculos para la realización de su trabajo.

Podría parecer que el sexoactivismo es propio de personas que viven en submundos muy alejados de la realidad, pero no es así, tan sólo recuerde la amenaza de “cero sexo” lanzada en el 2003 por nueve esposas de igual número de líderes mundiales del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), si sus maridos no hacían algo para parar la guerra en Irak.

Indudablemente el sexoactivismo seguirá vivo y, mientras continúen las cosas como hasta ahora, le sobrarán motivos de lucha pese al interés doble moralista que preferiría que este tema no se tocara.

Abel Pérez Rojas (abelpr5@gmail.com / @abelpr5 / facebook.com/PerezRojasAbel) es poeta, comunicador y doctor en Educación Permanente. Dirige: Sabersinfin.com.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button