Santuario de nuestra señora de Guadalupe: regalo de una viuda a los irapuatenses

Irapuato, Guanajuato.

El santuario nuestra señora de Guadalupe, ubicado calle revolución en el centro de Irapuato, Guanajuato es una maravilla arquitectónica que fue construida con dinero de la viuda del capitán don José de Abellafuente.

Su construcción comenzó en el año de 1880 a cargo de Antonio de Padua Coria, cura de la villa de Irapuato. El donó parte de su propiedad y con dinero del testamento de Doña Juana de Arroyo, fiel devota del cristianismo, comenzaron las construcciones las cuales  duraron 38 años,  el templo fue entregado a  los religiosos llamados  Padres Josefinos en 1911, sin embargo, la obra fue terminada 7 años después.

Fue la última de las iglesias en construirse en el centro de la ciudad.

La iglesia está construida en forma de cruz, está formada por bóvedas de crucería que son comunes del estilo gótico, además cuenta un  sistema de arcos y semicolumnas adosadas al muro  que le ayudan a tener mejor resistencia y le dan sofisticación al lugar. Resaltan los retablos neoclásicos que le dan un realce a las cúpulas, en el central se encuentra la imagen de  nuestra señora de Guadalupe.

Cuenta con una cúpula central, se encuentra elevada sobre el macizo de piedra  braza de los muros, se desprende de un tambor esbelto y peraltado, columnas, cornisas clasistas y una linternilla, forman parte de ella.

En su exterior  está formada por cantera y  fierro vaciado, que limita su  atrio. En el año de 1964 el atrio fue  modificado con la ampliación de la calle Berriozábal, para formar la  actual  avenida Revolución.

A partir del año 1938, el entonces obispo de León, Monseñor Emeterio Valverde y Téllez, entrego el santuario a los Misioneros del espíritu santo,  quienes se encargan de atenderlo.

 

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close