“¡Sal de ahí!”: el grito antes de la muerte de diez personas en Brasil

Las rocas de un acantilado cayeron sobre lanchas en Brasil

Una serie de videos publicados en redes sociales muestran el momento exacto en el que la columna de roca se estrelló en el agua.

Tal como se puede escuchar en un video que compartió el presidente Jair Bolsonaro, desde una lancha más alejada, un grupo de turistas intentó advertir a las embarcaciones que estaban más cerca del lugar del accidente. “Sal de ahí”, repetían.

Al menos diez personas que viajaban en una lancha murieron el sábado en Brasil tras el derrumbe de un despeñadero en un lago del interior del estado de Minas Gerais (sudeste), confirmó este domingo la Policía.

“¡Están cayendo muchas piedras!”, decía una mujer en otro de los videos.

“¡Ese bloque se está saliendo!”, comentaba un hombre, ya en tono de desesperación.

Luego, cuando notaron otro movimiento en la roca, la gente comenzó a gritar para que los botes que estaban cerca del cañón se alejaran. Debido a la distancia, no fueron escuchados. “¡Ese pedazo de allí se caerá! ¡Salgan de allí!”, insistieron.

En los últimos segundos del video se puede ver desde un nuevo ángulo la caída de la gigantesca losa de piedra al agua, y el impacto que provoca, que lo cubre todo. Al menos una de las embarcaciones golpeadas se hundió por completo, y otras escaparon a alta velocidad.

La torre de rocas se desprendió repentinamente de la pared del cañón y se desplomó sobre al menos tres embarcaciones de recreo, enviando una enorme ola sobre el lago Capitolio, en el estado de Minas Gerais.

Hasta el momento se confirmó la muerte de “un total de 10 personas”, dijo a periodistas el comisario de la Policía Civil Marcos de Souza Pimenta, uno de los organismos que investiga el caso junto a los Bomberos y la Marina.

Las víctimas eran de nacionalidad brasileña y tenían entre 14 y 68 años, según las investigaciones preliminares.

Dos personas que estaban desaparecidas desde el accidente fueron halladas este domingo por los rescatistas, que continuaban trabajando en el lago Furnas, una región turística de Minas Gerais.

Los 10 fallecidos eran parte de un mismo grupo de familiares y amigos que viajaban en la embarcación que sufrió el mayor impacto durante la caída de rocas, según los bomberos.

Durante las búsquedas “fueron apareciendo cuerpos y fragmentos de cuerpos”, explicó Pimenta.

Ramilton Rodrigues, amigo de un joven que falleció en el accidente, esperaba junto a familiares la llegada de los cuerpos al instituto forense de Passos, una ciudad a unos 44 km del lugar del accidente.

Mi amigo “vino a Capitolio a celebrar su cumpleaños, cumpliría 25 este domingo, pero ocurrió esta fatalidad”, dijo mientras aguardaba en medio de un clima de gran angustia.

Más de 30 personas resultaron heridas, nueve de las cuales precisaron ser hospitalizadas.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, compartió el sábado algunos videos de la tragedia, a la que calificó como un “desastre lamentable”.

Las causas del derrumbe todavía serán determinadas, pero las intensas lluvias que han caído los últimos días en el sudeste de Brasil, y en especial en Minas Gerais, favorecieron el desprendimiento, apuntan los bomberos y especialistas.

La región de Capitolio, a 300 km de la capital Belo Horizonte, atrae a numerosos turistas brasileños con sus paredones de rocas y cascadas que rodean las verdes aguas del lago Furnas, formado por la represa hidroeléctrica con el mismo nombre.

“La naturaleza peculiar de ese lugar, todo el atractivo turístico que proporciona el paisaje, con el embalse que forma el lago, las cascadas y saltos de agua, es creada por la erosión del relieve, un proceso natural y constante”, explicó el geógrafo Eduardo Bulhoes, de la Universidad Federal Fluminense (UFF).

A esa erosión natural se suman las lluvias intensas, que tornan más probables los desprendimientos como el ocurrido el sábado, llamados “movimientos de masa”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button