¿Qué podemos hacer hoy?

Columnistas Alice 660 x 330

Opinión.- Ahora que todo está de cabeza, se ha hecho común ver muerte y destrucción por todos lados, miramos sin observar, oímos sin escuchar y como algo inverosímil ahora que la libertad de expresión toma auge más que en cualquier otro tiempo, decidimos callar en lugar de alzar la voz, callar ante tanta injusticia y agachar la cabeza para no meternos según nosotros en problemas.

Ahora que la indiferencia nos tomó como rehenes y el dolor ajeno nos da igual, surge la necesidad de llenar el calendario con días nacionales e internacionales, ha sido necesario que alguien nos pida portar listones de diferentes colores, pegar en  los muros de nuestras redes sociales algún recordatorio de tal o cual celebración, fecha o conmemoración y aun así nada nos queda claro de lo que se está hablando, y si estoy de buenas le regalo un like o de plano ni disimulo mi desinterés e ignoro todo lo que tenga que ver con ayudar, tomar conciencia o hacerle bien a los demás.

Ahora que este mundo dejo de sorprendernos en cuanto a maldad y violencia se refiere, vemos la vida pasar desde nuestra trinchera, levantamos nuestra indiferente mirada solo para ver quien ha caído y nos volvemos a agachar, solo alzamos la voz para criticar a todo mundo y con más saña quien se atreve a ser distinto a nosotros, a quien se atreve a hacer y no solamente ser, a quien aunque no sea perfecto brinda un poco de ayuda lo destrozamos a mas no poder.

Ahora que hace falta más amor en este mundo nos negamos a darlo, ahora que los valores casi han desaparecido nos congelamos en vez de actuar, llamamos malo a lo bueno y viceversa, se nos olvida el propósito real de nuestra existencia, nos hace daño el poder malversando el sentido del mismo, creemos que el estar arriba nos hace señores todo poderosos y humillamos, criticamos, juzgamos, hacemos y deshacemos a gusto y placer, creyendo que jamás Dios nos pasara la factura.

Ahora que este mundo está lleno de espinas y la desconfianza es la bandera que portamos todos, hace falta una buena siembra, pero para volver a confiar, debo ser confiable yo primero;  realizar buenas acciones sin esperar algo a cambio, en el pedir está el dar, si tratamos bien a los demás seguramente así mismo nos trataran.

Ahora que parece que el amor se extinguió por completo, necesitamos amar más,  sonreír con más frecuencia, ayudar a quien lo solicita, poner en práctica valores, ser más sinceros y honestos,  presumir menos y regalar más, alzar la voz cuando es debido, callar cuando hay que hacerlo y actuar más, sacudirnos toda apatía y acabar con toda indiferencia.

Ahora que lo has reflexionado  ¿Crees que es posible?, Yo creo que sí, si nos lo proponemos, todo se puede.

Alice Juárez.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button