Si de “priistas sucios” se habla: Arroyo, Chico, Rocha y Arias

priistas

Guanajuato, Guanajuato

Si en algo se han distinguido los detractores del presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, es su insistencia, pues aunque en su obsesivo afán de obligar a Santiago García a separarse del cargo sus argumentos nunca han convencido a la militancia, han decidido jugarse su última carta y buscar que el nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional, Enrique Ochoa Reza, muerda un anzuelo al que ni por equivocación se acercaron sus dos antecesores: César Camacho y Manlio Fabio Beltrones.

Los opositores al dirigente estatal priista, un grupo al que muchos se refieren como “las viudas del arroyismo”, cada día son menos, y también pierden fuerza porque sus reiteradas embestidas mediáticas despiertan menos interés en los medios de comunicación tras dos años de insistir en que Santiago García López debe renunciar al cargo.

Actualmente, ese grupo prácticamente sólo encuentra eco en dos medios –uno impreso y otro digital- afines al senador Miguel Ángel Chico y a la diputada Yulma Rocha uno de ellos, y el otro al político al que deben su nombre: Francisco Arroyo Vieyra.

Desde que García López asumió la Presidencia del CDE, esos arroyistas se han dedicado a desestabilizar a su propio partido y a pedir la renuncia de su dirigente con argumentos que se caen por su propio peso, pero los dos momentos más álgidos para quien está al frente del tricolor tuvieron lugar después de las elecciones del 2015 y cuando Manlio Fabio Beltrones arribó al CEN.

Sin considerar los desastrosos resultados del PRI en 2006, los detractores de la dirigencia priista aprovecharon que en junio del  2015 sólo se obtuvieron triunfos en 10 de los 46 Ayuntamientos y en tres de los 22 distritos electorales locales para culpar sólo a Santiago García López, sin reconocer que las victorias y las derrotas obedecen a razones multifactoriales y que, en ese sentido, “las viudas del arroyismo” tuvieron su propia responsabilidad.

“Lo más deshonesto es repartir culpas y no reconocer las propias”, comentó un priista que asegura que “lo que pasó realmente fue que el PAN desplegó un operativo contra el PRI al que se sumaron priistas identificados sobre todo con Pancho Arroyo, cuyo principal objetivo era arrasar con los candidatos cercanos a Santiago García”.

Precisó que para operar en contra de candidatos de su propio partido, el ala priista se apoyó con PROSPERA, cuyo delegado es incondicional de Arroyo, sobre todo donde se notó su injerencia en San Miguel de Allende, Dolores Hidalgo, por mencionar algunos de los municipios de mayor trascendencia, prueba de ello han sido las manifestaciones en contra del delegado Mauricio Arce Canchola por la presunta compra de apoyos a beneficiarios.

Reconoció que consiguieron hacer ver al presidente del CDE como un perdedor, pero consideró no cobró fuerza como esperaban quienes la difundieron, porque  muchos priistas y ciudadanos saben de los antecedentes de quienes están atrás de esa estrategia.

Y en efecto, los antecedentes pesaron. Cómo creerle a Miguel Ángel Chico Herrera, quien como presidente del CDE ganó sólo siete alcaldías y ninguna diputación local de mayoría, además de que los resultados que obtuvo como candidato a la gubernatura del estado fueron de pena ajena, ridículos.

O a Panchito Arroyo Vieyra, quien dedicó gran parte de su vida a columpiarse de una curul a otra, de una diputación local a una federal y de ahí al Senado, ejercicio que practicó durante más de dos décadas, lapso durante el cual enriqueció hasta convertirlo en un importante empresario inmobiliario que coronó su carrera política con una Embajada en Uruguay, además de negociar el triunfo de su hija Erika Arroyo y convertirla en su sucesora en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

Cuando Beltrones arribó a la Presidencia del CEN, corrieron la especie de que era amigo de Arroyo Vieyra y que los días de Santiago García López estaban contados, la cual compraron todos los medios y sembró cierta incertidumbre entre los priistas, sobre todo porque quedó en claro que el nuevo delegado General, Antonio Lugo, jugaría el papel de Caballo de Troya.

La agenda de Lugo Morales surgía de acuerdos con Alejandro Arias, Yulma Rocha y Miguel Ángel Chico, pero la ficha que Pancho Arroyo dejó en el tablero para que operara en su ausencia, se cayó por su propio peso antes de que el empresario inmobiliario partiera a Uruguay para iniciar su carrera diplomática.

Son ellos quienes lanzan esta embestida, la enésima, y ahora se escudan en el compromiso de Ochoa Reza de combatir la corrupción para vincularlo con dos denuncias penales en contra de Santiago García por supuestamente haber hecho mal uso de recursos destinados a encuestas para seleccionar candidatos, a sabiendas de que por sus manos no pasó ningún centavo porque de ese proceso se encarga directamente el CEN, según declaró en su momento el propio presidente del CDE.

“Al contrario, fueron ellos, como integrantes de otras dirigencias, los que vendieron candidaturas y se llevaron mucho dinero a su casa, además de que como candidatos se quedaron con recursos que debieron destinarse a campañas políticas”, comentó otro priista que subrayó además que muchos militantes no conciben que su dirigente no sólo no responda a los ataques, sino que pida también prudencia a su equipo de colaboradores.

“Actúa así porque sabe que la mayoría de los militantes son conscientes de que quienes piden su salida son los que perdieron la dirigencia del partido, y que a pesar de eso no sólo se les ha respetado su derecho a disentir, también espacios, porque como dijo el propio presidente del CDE, sus principales detractores fueron candidatos y ocupan hoy en día puestos de representación popular”, dijo un priista que pidió reservarse su nombre.

Y pidió además a los detractores del presidente del CDE que mejor se pongan a trabajar, “porque están más ocupados en destrozar a su partido que en cumplir con las responsabilidades que tienen”.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba