Presidenta del Consejo Distrital del IEEG en Valle de Santiago denuncia agresiones de una consejera

Guanajuato, Guanajuato

La presidenta del Consejo Distrital en Valle de Santiago del IEEG, Rosalinda Figueroa Torres, denunció a la consejera electoral del mismo instituto Beatriz Tovar Guerrero pos presunta agresión física y verbal.

Rosalinda dijo que el 30 de mayo pasado el consejero electoral, Antonio Ortiz Hernández, la invitó a una cena en un restaurante, en Guanajuato capital, donde asistieron Jorge Luis Hernández Rivera y Eduardo López Mares, representantes del PRI y el del PAN ante el consejo general del instituto, así como Karla, secretaria del consejero.

“Al llegar, la consejera Beatriz Tovar preguntó en tono molesto qué hacía yo en ese lugar y quién era yo, esto a pesar de que me identifica plenamente, así como el cargo que tengo dentro de instituto como miembro del servicio profesional, ya que ella es presidenta de la comisión de servicio profesional, a la cual se sometió mi ingreso a laborar al organismo”.

Según el relato de la funcionaria del IEEG, dijo “la consejera pidió que me retirara de la mesa dado que no soy miembro de la Comisión de Debates y en esa comida se encontraban todos los presentes tratando el tema de los moderadores del debate de gobernador. Ante la situación yo me dispuse a retirarme, pero tanto el representante del Partido Revolucionario Institucional  como el consejero Antonio Ortiz me piden que me quede y que disculpe la mala educación de Beatriz; es importante mencionar que todos los presentes estaban ingiriendo bebidas alcohólicas y refieren haber estado ahí desde las 16 horas”.

No sabe de qué le hablan

Por su parte Beatriz Tovar Guerrero dijo desconocer la denuncia de violencia política que hizo la presidenta del consejo distrital XIX, Rosalinda Figueroa Torres.

 

24 de junio de 2018.

Narración de los hechos.

El miércoles 30 de mayo de 2018 fui invitada por Antonio Ortiz Hernández, Consejero Electoral del Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Guanajuato, a cenar a un restaurante en la ciudad de Guanajuato, Guanajuato, llamado Trattoria, ubicado en Marfil; llegué al lugar alrededor de las 9:30 de la noche. En ese momento estaban presentes la Consejera Electoral Beatriz Tovar Guerrero, la asistente o secretaria particular de Beatriz Tovar Guerrero quien responde al nombre de Karla, el representante del Partido Revolucionario Institucional, Jorge Luis Rivera, acreditado ante el Consejo General y el representante del Partido Acción Nacional de la comisión de debates, Eduardo López Mares.  Se mencionaba que la representante del Partido Morena acababa de retirarse; todos se encontraban al final de una reunión de trabajo con motivo del segundo debate de candidata y candidatos a la gubernatura.

Al llegar, la consejera Beatriz Tovar preguntó en tono molesto qué hacía yo en ese lugar y quién era yo, esto a pesar de que me identifica plenamente, así como el cargo que tengo dentro de instituto como miembro del servicio profesional, ya que ella es presidenta de la comisión de servicio profesional, a la cual se sometió mi ingreso a laborar al organismo.

La consejera pidió que me retirara de la mesa dado que no soy miembro de la Comisión de Debates y en esa comida se encontraban todos los presentes tratando el tema de los moderadores del debate de gobernador. Ante la situación yo me dispuse a retirarme, pero tanto el representante del Partido Revolucionario Institucional  como el consejero Antonio Ortiz me piden que me quede y que disculpe la mala educación de Beatriz.

Es importante mencionar que todos los presentes estaban ingiriendo bebidas alcohólicas y refieren haber estado ahí desde las 16 horas.

Al ver que no me retiré, la consejera Beatriz se mostró encolerizada y pregunta repetidas ocasiones si voy a opinar acerca de los temas tratados ahí; yo le hice ver que apenas estaba llegando y no sabía cuál era el tema de la reunión o de qué estaban hablando. Manifiesta, ya evidentemente muy enojada, que si no opino, no puedo permanecer en el lugar. Nuevamente me dispongo a retirarme y me vuelven a pedir que no lo haga y que ignore las expresiones de la consejera.

En ese momento, la consejera Beatriz Tovar comienza a llorar y el representante del PAN, Eduardo López Mares y Karla comienzan a calmarla, cuando comienza a proferir varios insultos dirigidos al consejero Antonio y a mí, que somos unos pendejos, que ella hace todo el trabajo de Antonio en la comisión de debates y que él ni siquiera ha podido asistir a un solo debate, que yo era una lagartona. También emite amenazas manifestando que como presidenta de la comisión de servicio profesional, me despediría del instituto.

El representante del PRI trató de calmar a la consejera e insiste en que no hay problema en que yo esté en la reunión, a lo cual Beatriz contesta que soy una pendeja y me tacha de incompetente en mi trabajo.

En un momento, la consejera comienza a manotear en la cara del consejero Antonio Ortiz diciéndole que es un pendejo, y de pronto me da una cachetada con la mano derecha. Yo me encontraba a un lado de Antonio y de frente a ella y al ver que ella no dejaba de manotear y parecía que volvería a abofetearme, todos los presentes gritan a coro “golpes no, Beatriz”.

Karla, el representante del PRI y el representante del PAN me piden disculpas por lo ocurrido a nombre de la consejera Beatriz, que continuaba bastante agresiva. Yo me retiré del lugar, sin responder en un solo momento ni reaccioné a sus agresiones físicas  ni a las verbales.

Es importante hacer saber que, a la fecha de hoy, 24 de junio de los corrientes, no he recibido ninguna disculpa por parte de la consejera, lo cual me hace temer que en cualquier momento podrá continuar con agresiones verbales y físicas hacia mí y hasta perjudicando mi trabajo. Es por eso que me atrevo a venir aquí, para sentar antecedente de lo ocurrido y se tomen cartas en el asunto para evitar que situaciones como esta vuelvan a presentarse.

Antonio ha tenido comunicación con ella después de lo ocurrido, comenta que ella le sugirió que me pidiera que desista de la denuncia, ella ha manifestado que no tiene la mínima intención de disculparse.

Es menester hacer saber que he buscado la asesoría de expertas en el tema de violencia política contra las mujeres, ya que este hecho viola mis derechos humanos y el permitir estas conductas va en contra de los derechos humanos de todas las mujeres.  Es importante hacer incidencia ciudadana para impulsar leyes y políticas públicas efectivas para la igualdad sustantiva entre las mujeres, sin importar el cargo o nivel que tengan dentro de la institución.

Me encuentro aquí para contribuir a construir el acceso a la justicia para las mujeres que sufren de violencia laboral por parte de las mismas mujeres,  para hacer valer mis derechos como trabajadora de una institución que predica la no violencia política contra las mujeres hacia afuera de la institución, pero que en la estructura interna permite que hechos como el sucedido sigan ocurriendo y no se haga nada con las personas que cínicamente predican estar en contra de la violencia hacia las mujeres, como es el caso de la consejera Beatriz Tovar Guerrero.

No es posible y no es congruente que exalte ella misma su participación en eventos como la entrega de reconocimientos a las instituciones certificadas en la Norma Mexicana en Igualdad Laboral y No Discriminación, y en manifestaciones que buscan concientizar sobre la violencia política, cuando ella es la primera en violentar, insultar, agredir física y verbalmente a sus subalternos y a sus compañeros de trabajo.

No podremos tolerar que conductas reprobables como esta sigan ocurriendo y no se haga justicia. Que servidores públicos como ella, sigan trabajando y percibiendo recursos que se pagan con nuestros impuestos.

Quiero denunciar públicamente estos hechos, para desarrollar mecanismos sociales y culturales que impulsen el cambio de mentalidad en la comunidad e instituciones del estado, como el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato, y por ningún motivo se permitan y se pasen por alto este tipo de conductas cínicas, deshonestas e incongruentes de funcionarios de altos cargos. Personas con conductas deleznables que no representan los principios de la institución y que ponen en mal el prestigio de esta.

Rosalinda Figueroa Torres.

Titular de Órgano Desconcentrado de Valle de Santiago.

Presidenta del Consejo Distrital XIX de Valle de Santiago.

Ningún acto de violencia se puede tolerar

VERÓNICA CRUZ, LAS LIBRES:
Ningún acto de violencia se puede tolerar, mucho menos viniendo de una autoridad de alto nivel, y mucho menos de la consejera que es parte del árbitro electoral, no tenía por qué retirarse, la consejera no tenía por qué haber ejercido esta violencia

El consejo del IEEG en su pleno quien resuelva esta situación, porque lo menos es que esta consejera se tiene que disculpar públicamente, una persona que ejerce esta violencia contra las personas con las que labora no debería estar ahí
La semana pasada al IEEG se le entregó un reconocimiento porque cumple con la norma de no discriminación de igualdad, es una simulación la entrega de ese reconocimiento, porque no están ocupadas en que del clima laboral del IEEG esté eliminada la violencia contra las mujeres

Además en el contexto se percibe un mal uso de los recursos del IEEG, utilizados para que consejeros y representantes de los partidos políticos, que no deberían sentarse a negociar bajo el influjo del alcohol, pues lo hacen y se sientan a negociar asuntos que tiene que ver con los procesos electorales.

El IEEG es parte del Observatorio de participación política de las mujeres, no solamente de las candidatas, tienen que empezar por casa. Las Libres entregará petición formalmente al Observatorio para que atienda esto.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba