Parroquia de Nuestra Señora de la Luz, emblemático lugar de Abasolo

Generala de Abasolo a quien tienen vigilada durante todo el año

Abasolo, Guanajuato.- En Abasolo encontramos la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz, una de las más emblemáticas en el estado ya que en este lugar se consumó un hecho histórico, el 16 de mayo de 1753 Don Miguel Hidalgo y Costilla mejor conocido como el Padre de la Patria recibió el sacramento del bautismo.

El Sr. Cura Esteban Nieto fue quien a principios del año 1885 manda esculpir a la Virgen de la Luz siendo terminada en 1886 fecha desde la cual luce en el altar en la parroquia de la cual es patrona.

La presencia de la Virgen de la Luz en la Hacienda, pueblo y ciudad de Cuitzeo o Abasolo, tiene varios aspectos sobresalientes que han acrecentado la devoción de la feligresía; entre los años 1914 a 1917, entran al pueblo de Abasolo varios grupos armados que tenían como intención destruir el lugar y por haber intervenido en uno de estos hechos, los pobladores del lugar en reconocimiento le colocan una banda emblemática bordada en oro sobre su pecho nombrándola su Generala y convirtiéndose en leyenda.

El 12 de Junio de 1938 por iniciativa del Sr. Cura Efrén Urnicho, es coronada la Virgen de la Luz por el Dr. Luis Ma. Altamirano Arzobispo de Morelia y en el año de 1945 el Sr. Cura Ramón López Lara decide sacarla en procesión solemne, llevándola por las principales calles y por el milagro que hizo de salvar a muchos animales de la enfermedad de la Fiebre Aftosa le regalaron el cesto y los corazones hechos de plata que más tarde le robaron y le volvieron mandar a hacer.

Este acto religioso, originó que las festividades de la Virgen de la Luz se convirtieran en una de las más largas, primeramente se realiza el novenario por las comunidades de la parroquia y posteriormente el octavario por congregaciones de ellas para después colocarla en la parte central de la parroquia frente al altar, extendiendo su manto en todas direcciones para que los devotos pasen por debajo de él, acto con el que dan por terminadas las festividades de la Virgen para devolverla al altar, lugar que se encuentra vigilado por todo el año.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba