Papá dame tu mano

Por Chavalón

Recostado en mi sillón observo por
la ventana el cielo azul, veo tu rostro,
llegan a mi mente los recuerdos de niño,
adolescencia y juventud; ¡ Tu inolvidable
sonrisa Papá!.

¡Cómo olvidar los juegos, los diálogos
entre amigos!. Hoy que me consumen
los años sale de mi corazón gritar:
“¡Papá dame la mano quiero estar
contigo!”.

Siento tu presencia tomando mi
mano; esa mano que me levantó
y fue mi guía, ese hombre que
siempre sonreía que con mimos
y ocurrencias me alegraba el día.

Cómo olvidarte Papá, si el olor
de tu fragancia envuelve la estancia
y platico contigo mi gran amigo.

Desde este sillón cuando mis fuerzas
Menguan solo puedo decirte: “Gracias
Papá por darme tu fuerza para salir
adelante, paso a paso sonriéndole
a la vida como buen caminante.

Caminar de frente recordando tu
oración : “¡Dame tu mano
Señor, ilumina mi camino, para
Encontrar mi destino ”.

Recuerdo tus consejos, tus regaños,
Todo por mi bien, el abrazo como
Premio a lo que hacía bien, como
Olvidar a mi padre a mi mejor amigo.

“¡Papá soy tu hijo, aquí está mi mano!”,
no te olvido sigues vivo tu recuerdo está
comingo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba