Orinar en la alberca es una “bomba química”

Nadar en una alberca contaminada con orina no es la cosa más placentera que hay, pero ¿Realmente es tan malo para la salud?

Llegaron las vacaciones y lo único que deseas es descansar unos días, que mejor que ir a nadar, relajar el cuerpo, sacar el estrés de la rutina diaria, algunos dirán ¡Vámonos a la playa!, otros ¡Vámonos a un balneario!, ya estando ahí, comida, botana, agua fresca, refresco, cerveza, fruta, suficiente para llenar la vejiga, y después a “nadar”.

¿Es usted de las personas que se orinan en la alberca? Por supuesto que sí, es algo asqueroso pero el que nunca lo hizo que levante la mano. Algunos se sentirán ofendidos, otros culpables, otros no les interesa nada, ya lo hicieron y lo volverán a hacer. Lo importante es nadar, flotar, sumergirse, ahogarse, tragar agua, sin percatarse de la “Bomba química” que les rodea y que con el tiempo podría estallar.

Este comportamiento debería de tener un alto, orinar en las albercas puede causar problemas de salud, este problema lo señala un interesante estudio publicado por la Sociedad Química Americana.

¿QUÉ SUCEDE CUANDO SE MEZCLA CLORO CON ORINA?

Cuando orinamos, el ácido úrico se mezcla con el cloro que se añade al agua y puede formarse una nueva sustancia llamada “tricloramida” y el cloruro de cianógeno (Compuesto químico extremadamente tóxico) tóxicos los mismos.

El Cloruro de cianógeno y la tricloramina son dos engendros de esta mezcla química que podrían dar pie a enfermedades pulmonares, del corazón y del sistema nervioso central, así como convulsiones, coma, cáncer y muerte, según múltiples investigaciones científicas.

Si a la orina en la piscina le sumamos el sudor, la saliva, los residuos cosméticos, los mocos, la piel, los gases, las lágrimas, los pelos de todo tipo, los protectores solares y una cantidad exagerada de cloro, la bomba se nos vuelve atómica.

UN EJEMPLO

La campeona olímpica de natación de Sydney 2000 Catherine Garceau, es una de las víctimas más renombradas de la contaminación de las aguas en las piscinas. Ella llegó a padecer de severos trastornos digestivos, bronquitis crónica y migrañas frecuentes.

PERO NO SIGNIFICA QUE DEBAS DE DEJAR DE NADAR, SOLO VE ESTAS RECOMENDACIONES

  • Los riesgos de exposición a los compuestos químicos tóxicos son reales, pero no significa que se bebe evitar nadar. Nadar en el mar es una excelente alternativa, así como nadar en un lago.
  • Evita orinar en las albercas.
  • Pasa por la regadera antes y después de salir de la alberca.
  • Utiliza gorra de baño, googles y tapones para los oídos.
  • Evita las albercas donde es muy fuerte el olor a cloro.
  • A los bebés ponerles pañales para absorber la orina en el agua.
  • Elimina maquillaje y perfume antes de entrar al agua.

La próxima vez piénsalo bien antes de soltar el chorro en la alberca, el esfuerzo de ir al baño bien vale la pena, así como ducharse antes y después de salir.

Diversión en agua en Pénjamo

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close