Octavio Ocaña presuntamente implicado en narcomenudeo según revista TvNotas

De acuerdo con una persona cercana, el actor debía mucho dinero a sus dealers

Ciudad de México

El actor mexicano Octavio Ocaña, fallecido el pasado 29 de octubre tras un impacto de bala en la cabeza, se dedicaba a negocios ilícitos y tenía miedo de ser encarcelado.

Una persona cercana al intérprete de “Benito Rivers” en la serie de televisión “Vecinos, dijo a la revista de circulación nacional TV Notas que fue en 2019 cuando Octavio se vino a la Ciudad de México “y le entró al alcohol y a las drogas”.

Estando acá, “sus dealers le propusieron entrar al negocio; sabían que al ser famoso tendría buenas ventas. Él aceptó, pero después dejó de pagarles, pues se gastaba todo lo que vendía”.

El informante, cuyo nombre se desconoce, dijo que “después comenzaron a amenazarlo, cobrarle a la mala, así que decidió contarle a su papá y el señor le puso dos tipos para que lo cuidaran en lo que pagaban la deuda”.

Debía una fuerte suma de dinero

Se desconoce, dice, la cantidad que debía, pero “estaba muy asustado, pues le advirtieron que tenía que pagar antes de la primera quincena de noviembre y que el 29 de octubre el jefe quería verlo para llegar a un trato.

“Lo citaron a las afueras de la ciudad y llegó con sus guardias. El jefe les ofreció alcohol y mariguana, y acordaron que él liquidaría antes de que terminara el mes de noviembre. El jefe le dio más droga para vender y él la aceptó creyendo que de ahí sacaría para pagar, pero todo fue un engaño”.

¿Traía droga en su camioneta?

Según el relato a TV Notas, los dealers le llamaron a la policía, diciéndoles que Octavio Ocaña traía droga en su camioneta.

“Comenzaron a perseguirlos y Octavio se puso muy nervioso, así que aceleró más.

“Durante la persecución, se le ocurrió sacar un arma de su guantera para ‘responder’ en caso de que los policías les dispararan, pues haría de todo con tal de no pisar la cárcel y ser expuesto como delincuente, ya que era famoso.

“En cuanto sus acompañantes lo vieron, le pidieron que la dejara, que estaba loco, pero él seguía acelerando y escapando. Perdió el control de la camioneta y, al chocar, accionó accidentalmente la pistola y se disparó en la cabeza”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifique también
Close
Back to top button