Mujer salva con su cuerpo a su bebé en una lluvia de granizo

Una mujer de la región de South Burnett en Queensland, salvó a su bebé de morir cuando una lluvia de granizo las dejó atrapados en su automóvil.

Fiona Simpson, de 23 años, conducía a su casa con su abuela de 78 años y su hija de 4 meses cuando comenzó a llover.

La joven dijo que no había escuchado las advertencias, pero sabía que tenía que parar su auto cuando la lluvia comenzó a ponerse mas fuerte.

“No estaba conduciendo muy rápido porque no podía ver muy bien … No podía ver delante de mí, ni siquiera podía ver la línea en la carretera” dijo Fiona.

Comenta que escuchó una fuerte explosión y se dio cuenta que el agua con granizo comenzaba a entrar por la ventana trasera donde se encontraba su bebé.

La mujer saltó a la parte trasera de su auto y actuó como un escudo humano para su pequeña hija.

“Salté sobre el asiento trasero, sobre el asiento del carro, sosteniendo mi cuerpo sobre el de ella”, dijo.

“Miré hacia abajo y pude ver que ella estaba gritando, pero ni siquiera podía escucharla, eso es lo fuerte que era”. continuó.

Después de que se rompiera otra ventana en la parte delantera del auto, Fiona se movió para tratar de ayudar a su abuela, pero grandes bolas de granizo les caían encima.

Ayuda
Una vez que la tormenta bajó su intensidad la mujer condujo su auto gravemente dañado a una casa cercana y gritó pidiendo ayuda.

Una vez que los paramédicos llegaron la joven comenta que entró en shock y en ese momento sintió como todo su cuerpo quedó “adormecido”.

“No fue hasta que entré en la ambulancia que me di cuenta de que si no hubiera hecho eso, ella [su bebé] podría haber sido herida o muerta, cualquier cosa podría haber sucedido”, dijo. Su abuela pasó la noche en el hospital de Kingaroy después de que la mayor parte de la piel de su brazo izquierdo fue destrozada, mientras que la otra quedó “completamente negra” debido a los moretones.

Mientras que la madre de la bebé tenía moretones significativos en la mayor parte de su cuerpo, su hija tenía pequeños “bultos” en su cuerpo.

A pesar de la terrible experiencia, la madre dijo que no dudaría en volver a hacer lo mismo.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba