Misas de muertos en el Templo de “San Francisquito”

En Av. Guerrero, entre Morelos y Ocampo, se encuentra el famoso templo de San Francisco de Paula, en el cual se cuenta que los asistentes a ciertas misas no son de este plano de la existencia

Irapuato, Guanajuato.- Era un 31 de diciembre del año 1970, Don David salía de trabajar de la gasolinera ubicada en la avenida Guerrero a un lado del edificio comercial que anteriormente era conocido como “Blanco” y luego “Plaza Magna”, entre las calles Cedro del Líbano y Francisco Márquez, en la colonia Santa Julia.

Después de la larga jornada, Don David decidió que era hora de ir a visitar el templo a presenciar una “misa de gallo” para dar gracias por el año, pues anteriormente, en aquellos años se acostumbraba celebrar la eucaristía en horarios que en la actualidad no son tan comunes en la ciudad, como 11 o 12 de la noche o 6 de la mañana.

Don David recorrió la misma avenida Guerrero rumbo al templo de San Francisco de Paula, o popularmente conocido como “San Francisquito” que además es un inmueble catalogado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y construido en el siglo XVIII.

El templo de San Francisco de Paula fue construido originalmente como una “pequeña capilla” con la finalidad de diferenciarlo del templo de San Francisco de Asis o del Convento, con diseño estilo neoclásico atribuido al arquitecto celayense Francisco Eduardo Tresguerras.

Eran casi las 11 de la noche, daban las últimas campanadas, don David al entrar al templo, vio como estaba lleno de gente, así como el padre se preparaba para oficiar misa.

Todo transcurrió normal, de principio a fin, las ofrendas, la gente iba a comulgar y de paso él también se paró a recibir el Santísimo Sacramento.

Ya cerca de las 12 de la noche, una vez terminada la misa, iba Don David caminando rumbo a casa satisfecho, redimido y agradecido por el año y del trabajo, cuando en la calle, a unos pasos del templo, se le acerca el velador de la zona, que además era conocido de él, pues lo veía muy solitario y le pregunta:

-¿Qué hace usted a estas horas?

-Vengo de oír misa

-¿A qué templo fue?

-Al de San Francisquito

-Pero ahí ya tienen mucho tiempo que no dan misas… años

-¡No me digas! Yo vengo ahorita de misa y la presencié toda

-A menos de que hayas ido a misa, pero con un montón de muertitos, es lo que se dice… porque esa iglesia ya no se abre a esa hora, se abre en el día y la última misa que dan es a las 6 de la tarde

Al escuchar esto, ambos fueron rápidamente de vuelta al templo, y se quedaron con la boca abierta al ver que la entrada del templo estaba totalmente cerrada, como si no se hubiera abierto en todo el día, y sin rastro de gente que fuera de vuelta a sus hogares.

Se cuenta que si pasas por la avenida guerrero entre las 11 y las doce de la noche y ves que hay una celebración de misa en el templo de San Francisquito, seguramente no se trate de una misa convencional ni con gente común.

Mostrar más

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar