Marisol, fue golpeada por su padre, ahora la vida le da otra cara

marisol

Irapuato, Guanajuato. 

“En mi casa había violencia intrafamiliar, mi papá nos pegaba, él iba y venía cada año de Estados Unidos, llegó aquí, duró tres meses y ya no se fue y comenzaron los problemas en mi familia”, relata Marisol Olmos Gutiérrez, quien ya es una adolescente de 17 años.

Muy segura, cuenta que pese a haber sido maltratada física y psicológicamente por su padre quien falleció hace casi tres años, ella quiere salir adelante, quiere convertirse en una profesionista de la Ingeniería Industrial.

Cinco años atrás, a través del DIF Marisol y su hermana menor llegaron  a Hogar Para Niñas Casa de Jesús, AC,  sin embargo sólo ella decidió quedarse para  sacar adelante sus estudios.

“Ha sido de lo mejor me ha gustado mucho estar aquí, me han dado muchas oportunidades que quizás en mi casa no las hubiera podido tener y desde que llegué me gustó mucho este lugar, más  que nada el estudio porque allá donde yo vivo no tenía oportunidad de estudiar;  desde que llegué aquí he aprendido muchas cosas como es repostería”.

Ahora Marisol disfruta de practicar basquetbol, así como de cocinar y sobre todo tener la oportunidad de estudiar la preparatoria porque para ella “todo sacrificio tiene una recompensa y la recompensa será el futuro de mañana”.

Aunque su pasado le trae recuerdos nostálgicos, Marisol volverá a reunirse con su madre y sus otros cuatro hermanos, en la Comunidad de Trinidad en el municipio de Guanajuato para celebrar esta fecha tan especial para ella.

“Pues sí es una fecha muy especial para mí, porque es el único día que se reúne toda la familia”, expresa.

Después Marisol volverá a Irapuato para continuar con la vida que ha llevado durante los últimos cinco años y que se ha convertido una puerta de oportunidades, “va  a ser difícil para mí dejar este lugar porque me he encariñado mucho, tanto con las madres, con las niñas y el papel que llevo aquí me gusta mucho, no he pensado cuándo me iré”.

Asegura que las monjas con quienes vive se han convertido en su más grande apoyo, aun cuando a su edad ya no tendría que ser admitida en Casa de Jesús, sin embargo por su buen comportamiento la han dejado continuar si es posible hasta que termine la universidad.

SARA GARIBALDI / NOTUS
Twitter: @saritabu

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba