Manifiesta Sacerdote repudio y rechazo a todo tipo de violencia y feminicidios

El problema son las cosas que provocan la violencia como una falta de autoridad aceptada a niveles legales, a niveles de autoridad civil, corrupción, impunidad, el narcotráfico, ausencia de valores y la desintegración familiar

Irapuato, Guanajuato.- Con respecto a las mujeres violentadas y los feminicidios que lamentablemente han sucedido estos meses en Irapuato el Párroco de Templo de Nuestra señora de los dolores comentó que en su opinión no puede emitir una opinión más allá del repudio y rechazo a todo este tipo de situaciones, la iglesia católica siempre ha defendido y seguirá defendiendo la vida en todos los momentos a todos los niveles y en cualquier circunstancia, y todo acto de violencia y feminicidio va en contra de la dignidad de la persona humana, en contra de la vida y la naturaleza misma de la persona humana.

El Sacerdote comentó que en Cruzadas de Esperanza quieren apoyar gente que se sienta violentada desde el punto de vista legal, psicológico, espiritual y pastoral, porque conocen la situación de violencia que se vive en nuestro país y especialmente en Guanajuato pues dijo es una situación muy violenta que demerita y ha devaluado tristemente el valor de la vida y hay que buscar defenderla y hacer cosas para que desaparezca esta violencia en todos los sentidos.

“Yo le decía a nuestro señor Obispo Enrique Díaz, señor, Nuestra Señora de los Dolores es un símbolo de la mujer que sufre, de la mujer que llora, de la mamá que tiene problemas en su familia, deme la oportunidad de hacer de la parroquia un centro donde en Irapuato se den cuenta que ahí encuentran ayuda de todo tipo y en la medida de lo posible y si no la tenemos la buscamos para ofrecérsela a la gente.”

El padre Efrén Silva menciono que el problema son las cosas que provocan la violencia como una falta de autoridad aceptada a niveles legales, a niveles de autoridad civil, corrupción, impunidad, el narcotráfico, que no es un problema solo de Guanajuato sino un problema nacional, la falta de valores, la desintegración de la familia y varias aristas que provocan la violencia.

Tenemos que tratar de llegar a las conciencias comentó el Sacerdote, “formar nuevas generaciones con un nuevo pensamiento, necesitamos llegar a las conciencias para cambiar mentalidades porque en general los mexicanos culturalmente hablando somos indisciplinados, hablo en general y no de manera peyorativa o burlona sino simplemente una realidad.” “En ese sentido entonces tenemos que provocar llegar a las conciencias y provocar convicciones y mucha gente podrá decir … uy Padre…. ¿ y cuándo vas lograr esto? Hay que empezar, hay que hacer lo que podamos y en ese camino estamos.” Concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba