“Lo más difícil, son las miradas de la sociedad”: Kari Rojas

Irapuato, Guanajuato.- “Lo más difícil de las personas con enanismo desde que nacen son las miradas de la sociedad; en lo personal yo aprendí, yo descubrí que tenía diferencias al salir a la calle, la gente me miraba, la gente me decía ahí va la enana, la gente me señalaba, la gente se reía y eso causaba un efecto negativo en las personas que estaban a mi alrededor, les afectaba mucho, entonces yo dije, a mi me pasa algo que le afecta a los demás…fue el primer impacto”.

Así describió Kari Rojas, maestra, asesora pastora educativa, conferencista y escritora, lo más  difícil contra lo que le ha tocado luchar en su condición de acondroplasia o lo que comúnmente se conoce como enanismo.

Nacida en Cartagena, Colombia, Kari Rojas a sus 45 años de edad ha logrado muchas de sus metas, relató que nació en un ambiente donde siempre la trataron “muy normal”  y eso le dio fuerzas para aprender a enfrentar esa situación.

“Era un choque porque mientras yo estaba en mi casa o en el colegio era todo normal pero ya al salir a la calle era enfrentar unas cosas ya muy distintas y era aprender, entender a reaccionar frente a las cosas que me decían, aprender a encajar, eso es lo más difícil en esa época”.

Ahora, Kari Rojas convertida en conferencista y escritora  también, su condición ha cambiado, su conciencia y sensibilidad la lleva a sobrellevar la indiferencia de los demás, ya que dijo muchas personas aún creen  que “Sólo nacemos para payasos de circo o enanitos toreros”.

Su meta es trascender fronteras y ser líder, ha viajado a México, Argentina, Chile, España y Estados Unidos donde participó en una entrevista en el programa con Don Francisco, llevando sensibilidad sobre el tema a las personas en todos esos países.

Le gusta el arte, la música, la escultura, el baile, la playa, la naturaleza y su hobby es el cine, es soltera y vive con  su mamá, hermanos y sobrinos en Colombia.

“No me he enfocado tanto en eso, como toda mujer sí me he enamorado y todo lo demás pero más que todo me he dedicado…me siento contenta de llevar la vida de soltera aunque no me cierro, como yo digo, algún día llegará de pronto la persona que encaje con este ritmo de vida que llevo y que formemos una familia o por lo menos nos acompañemos mutuamente”.

Recordó que su etapa más difícil en la vida fue la adolescencia por la autoestima, “Es una lucha con el espejo, querer encajar con el entorno social, al menos a mí me costó mucho trabajo” sin embargo, la más feliz, fue su niñez, el ahora permitirle trabajar en un colegio “Siempre digo que yo conservo mi niño interior y que nunca quise crecer y que quiero seguir siendo niña siempre” y la más importante es el hoy y el ahora, expresó.

Por último, “La acondroplasia es una condición pero no es lo que me define o me caracteriza”, enfatizó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba