La provocación de los descalzos

abelrojas

Opnión.- Caminar descalzo es algo que es etiquetado como exclusivo de las personas pobres e ignorantes, en cambio usar calzado es sinónimo de civilización y progreso. Pero, esto es falso.

Nuestros ancestros poblaron este planeta descalzos y semidesnudos, pero con el paso del tiempo cubrieron su cuerpo y sus pies, sin embargo -no obstante las inobjetables comodidades que implica tener cubiertos los pies-, algunos grupos étnicos y principalmente los chamanes continuaron desplazándose con los pies al desnudo.

Conforme pasa el tiempo, y gracias al establecimiento de redes de intercambio que toman cuerpo en el ciberespacio, el movimiento barefoot –andar descalzo- ha cobrado fuerza en las últimas décadas, y hay claras muestras de que se extenderá en los próximos años.

Andar descalzo es un práctica que trasciende la moda, es decir, no es un asunto transitorio que esté ganando adeptos con motivo de alguna publicación o película, sino porque forma parte de la búsqueda de formas de vida alternativa como un camino de autoconocimiento.

Para entender el barefoot debe contextualizarse en el ámbito de las prácticas para regresar a estilos de vida más naturales, que frecuentemente permanecen invisibles, debido a intereses comerciales y a la ignorancia que tenemos hacia nosotros mismos.

La reflexología, acupuntura y bioenergía son principios milenarios en los cuales se sustenta el barefoot, porque el cuerpo es un entramado complejo de terminaciones nerviosas que se distribuyen por todo el cuerpo y confluyen en las extremidades, en especial las plantas de los pies.

Los partidarios del barefoot sostienen que el uso de zapatos impide la estimulación de las terminales nerviosas que se encuentran en las plantas de los pies, contrariamente a la idea moderna y extendida de cubrirlos.

Quienes practican el barefoot – como nuestro colaborador y amigo Fernando Acosta Reyes, quien es un practicante y difusor de ello con más de cuarenta años de experiencia – sostienen que es una importante vía para disminuir el estrés y la tensión nerviosa, favorecer la eliminación de toxinas, el desarrollo de fuerza y resistencia venosa.

No obstante la gran cantidad de beneficios del barefoot en la salud física y mental de los individuos, esta práctica encierra un movimiento alternativo y de resistencia a la vida acelerada y sinsentido que uniforma y  arrebata la esperanza de vida de millones.

En efecto, el barefoot tiene repercusiones sociales que con el paso del tiempo y de la mano de otros movimientos, podría generar una fuerza verdaderamente alternativa con formas de vida distintos a los que ocupan nuestras vidas, como aquel que promueve el uso de la bicicleta y el abandono del automóvil, o el llamado slowfood -comida cocinada lentamente- o los que buscan la apropiación artística de las urbes, entre otros.

La gran mayoría se preguntará ¿Por qué caminar descalzo? Y sólo unos pocos dirán: ¿Por qué no?

Desde hace algún tiempo quienes practican desplazarse descalzos han roto esquemas y vienen dando mucho sobre qué pensar a quienes llevamos una vida sedentaria, por ejemplo: en 1950 la selección de fútbol de la India no participó en la Copa Mundial de Brasil debido a que no se les permitió a sus jugadores jugar descalzos.

En México tal vez el ejemplo más importante de barefoot lo tengamos con la etnia rarámuri quienes sorteando abismos y grandes elevaciones corren competencias de cien kilómetros ataviados con taparrabos, descalzos o apenas provistos de modestos huaraches con piel de venado.

Por supuesto que desarrollar nuestra vida diaria con los pies desnudos se enfrenta a la incomodidad de nuestras ciudades para este tipo de práctica. Pero quizá lo que más nos cuestione sea por los convencionalismos sociales y la reminiscencia del falso pudor ante el cuerpo desnudo.

¿Estaría usted dispuesto a practicar el barefoot?

“¡Descálzate y anda!”
Abel Pérez Rojas.

Abel Pérez Rojas (abelpr5@hotmail.com / @abelpr5 / facebook.com/PerezRojasAbel) es poeta, comunicador y doctor en Educación Permanente. Dirige: Sabersinfin.com

Artículos Relacionados

Un Comentario

  1. No importa que digas los beneficios y placeres de caminar descalzo, el humano es miedoso del que dirá el que me ve descalzo, siente terror que la gente piense que es pobre, o, esta loco. solo lo hacen en la intimidad de su hogar donde nadie puede ver que esta descalzo.
    Andar descalzo, es el placer mas grande que existe en el planeta, sin embargo se privan de el por miedo de la gente, andar descalzo es sentir la libertad que fluye desde la tierra para elevarte al cielo, para encontrar el espíritu del creador que te habla, descálzate el lugar que pisas es sagrado……….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba