La parroquia de Nuestra Señora De Los Dolores posee joyas murales

En su interior, los techos muestran las pinturas del que una vez fue maestro de Salvador Almaráz y creador del Escudo de Irapuato, el pintor neopoblano, José Dolores Aguilera

Irapuato, Guanajuato.- José Dolores Aguilera, un muralista que ha compartido su talento en varias zonas del bajío, sobre todo en Irapuato, posee una serie de pinturas en las cavidades interiores del techo del Templo de Nuestra Señora de los Dolores, ubicada en la colonia Santa Julia.

El pintor nació en Pueblo Nuevo, Estado de Guanajuato México, el 20 de octubre de 1911; hijo de don Miguel Aguilera Contreras y doña Concepción Aguilera Argüello, quienes, en 1913 deciden radicar en Valle de Santiago, también en el Estado de Guanajuato.

Desde muy pequeño se interesó por el dibujo. Su padre le ayudó a estimular su talento, por lo que lo inscribió en clases de dibujo con un maestro particular. Al no contar con una escuela de arte cercana, su papá le consiguió un libro sobre técnica de pintura renacentista, logrando dominarla de forma autodidacta.

En la acuarela inició pintando los paisajes de las riberas del Rio Lerma. A los dieciocho años su pintura ya domina el paisaje y el retrato. Vivió en la ciudad de Irapuato desde 1929.

Algunas de sus pinturas en iglesias de Irapuato y murales en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores

El fresco de La Inmaculada Concepción en la cúpula y los cuatro Evangelistas en las pechinas, en la Parroquia del Centro.

La Santísima Trinidad en el altar mayor de la Parroquia de San Cayetano.

La estigmatización de San Francisco y San Francisco y el lobo, como laterales del altar mayor del templo de Santo de Asís, y en las pechinas cuatro medallones con pasajes de su vida.

En la década de los cincuenta, pinta en el Templo dedicado a la Virgen de los Dolores en Irapuato, diez murales con el tema de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, los Cuatro Evangelistas y en el altar principal La Crucifixión.

En la primera foto, la cual tiene varios años de existencia y que se desconoce en qué fecha exactas fue tomada, se aprecia el aspecto original de la parroquia, el cual, finalmente fue pintado de blanco cubriendo el mural que estaba detrás del altar, trabajo también del pintor José Dolores Aguilera.

En la segunda imagen se aprecia el contraste del paso del tiempo en los murales con cierto deterioro, además de que ya no está presente el mural que estaba detrás del altar donde está el Cristo.

Trabajos en otras ciudades

Celaya: el fundador de la Orden de los Mercedarios en la cúpula del Templo de la Merced y en las pechinas cuatro medallones con motivos mercedarios.

Ciudad de Marfil: cuatro murales en la Parroquia

Pueblo Nuevo: la Adoración de los Reyes Magos, en la Parroquia

También realizó pintura mural en Yuriria, Moroleón y Santa Cruz de Galeana.

El Escudo de Irapuato

Cuando se realizaban las fiestas conmemorativas de los 400 años de existencia de la ahora ciudad, se concluyó la elaboración del Escudo de Irapuato a cargo del pintor J. Dolores Aguilera y el historiador Pedro Vargas. El resultado fue que desde 1947 se toma como símbolo el escudo diseñado en aquel entonces.

El escudo está diseñado para representar iconográficamente las especificaciones de Irapuato según se entendía su formación y desarrollo histórico en aquella época. Tiene un diseño enfocado en el barroquismo que expresa el estilo usado en la heráldica durante el siglo XVIII.

Maestro de Salvador Almaráz

El muralista Salvador Almaráz, tuvo un primer acercamiento a ese arte con el taller del pintor José Dolores Aguilera, de quien fue su ayudante y aprendiz. Con él aprendió a elaborar oleos, conocer los pigmentos y su empleo.

A los 81 años, J. Dolores Aguilera, antes de morir se dirige a Dios y le dice: «Me diste un don y lo acepté con valor, que sea para tu gloria». Fallece el 5 de julio de 1994 en la ciudad de Irapuato, Guanajuato.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba