La fiesta de Manuel Doblado comenzó con una mula cargada

La fiesta del 3 de mayo que se realiza en Manuel Doblado se remonta al 17 de mayo de 1680, y fue establecida por el obispo Francisco Aguilar y Seija

Los “nichos” que tiene este templo son hermosos.

Manuel Doblado, Guanajuato.- Una leyenda dice que la llegada de una mula, sin saber su procedencia, llevaba un baúl muy grande, al no haber persona que reclamara el contenido se entregó a las autoridades eclesiásticas y para sorpresa de todos era la imagen de Jesús de Nazareno, así fue como inició la fiesta del 3 de mayo, en Manuel Doblado.

Según lo escrito por el presbítero Juan Gutiérrez Romo en 1979, la fiesta del 3 de mayo se remonta al 17 de mayo de 1680, y fue establecida por el obispo Francisco Aguilar y Seijas, a petición de Juan Montañez de Ortega, convirtiéndose en la fiesta más importante de Manuel Doblado.

Relato e investigación del cronista Miguel Ángel Murillo:

Contamos también con una leyenda popular que refiere la llegada de una mula, sin saber su procedencia, la cual arribó a la casa de un vecino de la localidad cargando un baúl muy grande, al no haber persona que reclamara el contenido de la carga entregó el baúl a las autoridades eclesiásticas y para sorpresa de todos era la imagen de Jesús de Nazareno, iniciando de esta manera nuestra fiesta.

A través del tiempo nuestro pueblo se ha adaptado la fiesta a las circunstancias sociales, políticas e históricas, durante los últimos 120 años podemos citar testimonios de algunos dobladenses que nos han narrado como se celebraba esta fiesta patronal, para lo cual citamos a las siguientes personas:

Sr. Gabino Murillo Lòpez (1898-2001): “…Lo que yo recuerdo de mi niñez en torno a la fiesta del 3 de mayo, es que era muy sencilla, nos reuníamos afuera de la iglesia principal y de allí salíamos rumbo al cerrito de la cruz, donde se encuentra el altarcito, subíamos y bajábamos rezando el rosario, se lanzaba pólvora, y es todo lo que yo recuerdo, la gente éramos muy pobres…”

Sra. Ignacia Valdivia Rea (aprox. 1910): “…Yo recuerdo que se rezaba el rosario durante el novenario, se montaba una guardia de honor a nuestro padre Jesús desde el día primero, día y noche, el mero día se decían tres misas, y subíamos y bajábamos al cerrito rezando. Pero hubo años que no se hacía nada, había muchos conflictos en el pueblo y salíamos huyendo, recuerdo haber visto entrar a Inés Chávez…”

Sra. Ma. Guadalupe Murillo Herrera (1931):”…En mi niñez la fiesta era sencilla, aunque si hacíamos el novenario, la imagen de nuestro padre Jesús era bajada y se colocaba de tal manera que estuviera más cerca de nosotros, no se hacia el recorrido por las calles como ahora. La gente se concentraba en el interior del mercado viejo y se hacia el juego de la lotería, al poco tiempo llegó la OLA, que era un juego mecánico de madera, movido por jóvenes que eran contratados para ello; también llegó el volantín (carrusel), de madera, el cual era movido por niños, se quemaba el castillo frente a la iglesia, pero no había danza prehispánica, ni torito…”

Sr. Bernardino Hernández García (1947)”… En la década de los 50s, comenzaron a llegar carpas ofreciendo espectáculos de títeres, la rueda de la fortuna, la cual movían con motor de gasolina, pues aun no llegaba la luz eléctrica, las terrazas hicieron su aparición en los 70s, a las cuales acudían las familias a escuchar música y consumir bebidas. La fiesta se hacia afuera del mercado, para ese tiempo se sufrieron muchos cambios, pues con la llegada de la electricidad vinieron juegos mecánicos más grandes y más variedad, aumentando también el comercio…”

El aumento de atractivos para nuestra fiesta nos ha llevado a buscar espacios adecuados, de esa manera se fueron utilizando las calles siguientes; Obregón, Galván, Ignacio Zaragoza, Juan Cayetano Gómez de Portugal, Josefa Ortiz de Domínguez, en la zona centro, posteriormente se trasladó a terrenos como el que se encuentra en las calles Obregón y Buenavista, propiedad del señor Luis Briones, después se ubicó en un predio de la calle Hidalgo, propiedad de la familia López. De esta manera ha evolucionado fiesta conservando la fe y la esperanza de nuestro pueblo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button