La calavera del panteón Los Olivos que fue invitada a una boda

Hay que tener respeto por los muertos, una leyenda de Día de Muertos

La plática de abuelita que nunca faltaba para el día de muertos era:

En un día dos de noviembre hace muchos años en el Panteón “Los Olivos” había por doquier canillas, calaveras, cabellos y ropa de difunto fuera de las tumbas.

Un día un muchacho llegó al panteón, pateó una calavera y le dijo “mañana te invito a mi boda”.

El joven termina de visitar a sus familiares fallecidos y se va a casa para hacer los preparativos de su boda que se efectuará al día siguiente.

Llega el día especial, se celebra la boda, se van a comer a casa de la novia y cuando se dispone a comer, ve a la calavera en la mesa y escucha una voz tenebrosa que le dice “acepté tu invitación y aquí estoy”, diciendo esto, el joven se desmayó, la novia e invitados no comprendían que pasaba, ya que ellos no vieron ni escucharon nada.

El joven duró quince días con fiebre y sin poder pararse ni hablar, poco a poco se fue recuperado, contó lo que había pasado y nadie le creyó, él estaba seguro de este hecho insólito, prometió ir al panteón a pedir perdón, desde entonces, tuvo más respeto por los que ya no existen.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba