Jorge, historia de vida ejemplar y deseos de superación

"Mi oficio es una herencia, no me siento a gusto si no lo trabajo": Jorge, vendedor de globos

Irapuato, Guanajuato.- En esta ciudad, día con día nos encontramos con personas de todas las edades que cuentan con una historia de vida ejemplar y son muestra de superación para quienes luchan por alcanzar un objetivo.

Jorge tiene 32 años, es casado y tiene tres hijos pequeños, su papá (q.e.p.d.) lo enseñó a trabajar desde muy chico en la venta de globos, y en la actualidad es el único de la familia que continúa con el legado.

El joven sabe muy bien que luchar para alcanzar una meta implica  trabajo y esfuerzo, peldaños que poco a poco ha ido escalando para superarse como persona y ofrecer a su familia una vida mejor.

Jorge estudió la carrera técnica en Mantenimiento de Máquinas la cual ejerce todos los días, carrera que le pagó su padre con la ganancia de la venta de globos, pero además, el joven globero también estudia actualmente la licenciatura en Derecho y en sus ratos libres sale a vender globos pues dice sentirse orgulloso de continuar con la herencia que le dejó su padre.

“Mi oficio es una herencia, no me siento a gusto si no lo trabajo” comentó Jorge.

“Lo que gano de la venta de mis globos me ha sacado de muchos apuros, con la pandemia del coronavirus mis ventas se bajaron hasta un 50% y más porque no me permiten vender donde está la gente, tengo que ubicarme en las orillas, pero lo poquito que sale me sirve de mucho” dijo Jorge.

El joven globero, disfruta lo que hace, considera fundamental el seguirse preparando en la carrera de Derecho y tener en mente más sueños por cumplir, pues a sus 32 años refleja en sus ojos el deseo de superación y es notoria la preparación y educación con la que trata a sus clientes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba