Irapuato tiene a sus ídolos de lucha libre: Maremoto y Maremoto Jr.

El papá sigue activo, actualmente entrena a niños y adolescentes e inspiró a su hijo a luchar de manera profesional en el cuadrilátero

Irapuato, Guanajuato

Pasando desde la AAA y en diversos medios que captaron sus peleas de 30 años de carrera, el Maremoto ha venido siendo parte de la historia de la lucha libre mexicana con un gran talento que hasta su hijo siguió sus pasos para lograr convertirse en luchador profesional también.

El papá sigue activo, actualmente entrena a niños y adolescentes de lucha libre, aunque ya no da casi peleas porque le agrada más entrenar a los jóvenes, además que las empresas por lo pronto han estado enfocadas en los más jóvenes.

Originalmente al Maremoto Junior era aficionado a jugar fútbol, acompañaba a su papá a entrenar cuando tenía una edad de 13 años, sin embargo nunca creyó que fuera a ser su gran pasión.

“Me decían los niños con los que ahorita ya somos un grupo de luchadores, que me subiera  a entrenar y les decía que a mí no me gusta la lucha, yo quiero ser futbolista”. Comentó el Maremoto Jr.

Entonces lo animaron y empezó a subirse y hoy en día cumple 7 años de carrera de luchador profesional.

Entre sus movimientos que le han dado importantes victorias, está el llamado “Giro del cuatro cincuenta” que consiste en aventarse y dar un giro desde la tercera cuerda y caer de plancha como su especialidad.

Sus presentaciones se realizan en algunos puntos de la ciudad, como en una arena de la calle Loreto de la colonia Lupita, en otra de la Che Guevara y entre sus eventos, en su agenda estuvo Cortazar y próximamente San Miguel de Allende para algunos eventos que hace de manera independiente.

Ha peleado con varios luchadores de la escena local y nacional, además de que ha salido en la televisión con reportajes y en programas como TVC Deportes.

El papá, el Maremoto, contó que desde chico su padre lo llevaba a una arena llamada “Arena Irapuato” y destacó que le gustó, pues recalcó que en aquel entonces no había muchos lugares donde ir a entrenar.

“Un día conocí a un joven vendedor de helados en la calle, el cual me dijeron que era luchador y me acerqué a preguntarle si lo era y me aseguró que sí y que incluso entrenaba en un local por la Benito.” Comentó el Maremoto.

Empezó a entrenar ahí hace 30 años y de ahí surge el nombre de “Maremoto”, después de elegirlo entre muchos otros nombres finalmente le pareció el ideal.

El Maremoto diseñó su vestuario y cómo iba a ser su máscara, los mandó a hacer, los profesores entrenadores vieron aptitudes en él ya que hacía funciones cada domingo y le iban a dar la oportunidad de luchar.

Luego cerraron el local de la Benito y el proyecto de Maremoto se quedó estancado un poco y no fue hasta que un día lo hicieron debutar invitándolo a la colonia Flores Magón a entrenar y luego a luchar.

En un principio parecía que no iba a luchar, pues se fue al vestidor sentado esperando con gran emoción su turno de luchar.

Pasó la primera, la segunda y semifinal y el gusto se le fue al pozo comentó el Maremoto y discretamente se arrinconó y se empezó a quitar su atuendo, pero no fue sino hasta que subió uno de los profesores y le dijo que iba a subirse a pelear con él en la lucha estelar.

De ahí el Maremoto contó que esa primera lucha fue una experiencia de buen agüero, ya que de ahí surgieron una serie de éxitos en su carrera.

Ha luchado con grandes luchadores tanto de la AAA como del Consejo Mundial de Lucha Libre, últimamente luchó con Los Traumas, contra el Profe Virus, y figuras notables como Atlántico hermano de Atlantis, El Antifáz, Los Vatos Locos, Los Barrio Boys y así una larga lista de personas reconocidas además de que ha abarcado grandes ciudades en las que ha hecho presentaciones como Querétaro, San juan del Río, Juárez, Tijuana, Torreón y todo el bajío.

El Maremoto ha trabajado casi todo el tiempo en el bando “técnico” aunque desde hace unos 5 años a la fecha ha experimentado el bando de “los rudos” y comentó que en ambos se desempeña bien y sin problemas, el Maremoto Junior solamente ha sido “técnico” natural.

El concepto “deporte espectáculo” puso en claro el luchador, que se trata de pelear, pero también el de hacer espectáculo, el aficionado paga su boleto y debe de presenciar un show, pero se debe de tomar en cuenta que en la parte deportiva tiene que haber una preparación, ya que se estudia lucha grecorromana, olímpica, intercolegial y la libre.

Ambos, padre e hijo han tenido accidentes en los cuales hasta han perdido el conocimiento debido a golpes fuertes en la cabeza o por caer de cabeza y han dado al hospital, sin embargo con todo y eso jamás dejaron de lado su pasión.

Su hija adolescente también está siguiendo sus pasos y ya incluso ha hecho presentaciones junto a él y sigue entrenando.

El Maremoto recomendó a las nuevas generaciones de luchadores que se acercaran a alguien que sepa de la disciplina, a un buen entrenador, para aprender de alguien adecuado y con experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar