Graffiti, arte o problema social

Sara Garibaldi/Arturo Velázquez
Irapuato, Guanajuato

¿Arte o vandalismo?

Edificios, monumentos históricos, iglesias, escuelas, casas y otros muros públicos han servido de lienzo para que los jóvenes se expresen con  “graffitis” o pintas y rayas por toda la ciudad.

graff1

En Irapuato se pueden observar por las calles de toda la ciudad series de “firmas” o “bombas” hechas a base de aerosol.

En un  recorrido por algunos puntos, Notus ubicó algunos de los “garffitis” más llamativos por el espacio en el que fueron plasmados.

El templo San Vicente ubicado entre la Avenida Manuel Doblado esquina con calle Zaragoza, ha sido objeto de pintas en varias paredes como en una de sus muros de la cúpula.

Sin movernos muy lejos del primer cuadro de la ciudad, la Catedral de Irapuato tampoco se ha salvado de un “rayón” y en una de sus paredes blancas laterales se encuentra uno que señala “J y A” y números.

Enfrente de este monumento se encuentra el Mercado Miguel Hidalgo, uno de los más representativos de la ciudad y con mayor historia, destaca por el gran colorido en la parte superior de vista a la Plaza Miguel Hidalgo, se observa casi toda la pared grafiteada.

DSCN5752

Las fachadas de casas y negocios tampoco han sido respetadas por los amantes del aerosol, con mensajes coloquiales expresan sus sentimientos o emociones.

Multas hasta de mil pesos

Grafitear en una propiedad privada o de gobierno en la que no se tenga permiso de hacerlo pudiera ser considerado como un acto de vandalismo; en Irapuato los jueces calificadores son los encargados de imponer una sanción a quien sea sorprendido haciéndolo.

Esta acción es considerada como una falta administrativa y las multas pueden ir de 800 a mil pesos a aquella persona que  se detenga haciendo estas pintas en las calles.

La sanción dependerá de ciertas circunstancias por ejemplo si la persona está intoxicada a la hora de detención, la edad, qué rayaron y los daños causados al inmueble;  en caso de ser menor de 16 años la multa no aplica pasa al área de Trabajo Social.

Aunque con excepción, si alguna persona menor o mayor de edad es sorprendida rayando algún monumento histórico es un delito que se persigue de oficio y pasa directamente al Ministerio Público del fuero común.

Este “arte” urbano para algunos vecinos de la ciudad ha causado descontento, el hecho de que un extraño pase y pinte su propiedad con cualquier “firma” les causa enojo e impotencia ya que después de hecho tendrán que pintar nuevamente su fachada o simplemente en otros casos prefieren dejarlo así ya que existe la posibilidad de que vuelva a suceder.

Otra forma de ver el graffiti

Los muros del  Puente Visión Siglo XXI han servido para que los jóvenes irapuatenses puedan plasmar sus graffitis de una forma legal y diferente.

Notus realizó un sondeo a varios transeúntes sobre su opinión acerca de los graffitis pintados en el Puente Visión Siglo XXI y su forma de ver estos otros graffitis.

Manifestaron estar de acuerdo con este espacio que se les brinda a los jóvenes para que se expresen pero evitar que se haga en otros lugares públicos ajenos.

David Gómez sugirió que el gobierno debe enfocar a los jóvenes a hacer obras con causa, esta es una actividad que la puedan desarrollar los jóvenes en un solo lugar, un sitio de libre expresión.

Por otra parte Alfredo Gracia Limón opinó que un graffiti bien hecho es aquel que se le da su respectivo espacio.

“Los jóvenes que están interesados sobre el graffiti lo pintan y ellos sí saben realmente como se pinta y como es una buena pinta como el que está por la calle Guerrero que se le dio su espacio, un mal graffiti es aquel que se hace por vandalismo simplemente por dañar la fachada de algún edificio, andar rayando paredes por maldad o por andar de vagos, los que están abajo del Puente Siglo XXI me gustan tienen buena técnica y buen concepto, se nota lo que tratan de expresar”, dijo.

Por último Federico añadió que el graffiti en las calles es una falta de respeto a los derechos de las personas y a la propiedad privada, sumándole los gastos por limpiar La pared.

Al referirse a los graffitis que están debajo del Puente Siglo XXI señaló que  “Ahí es un lugar que es un escondite para ellos, es peligroso, antes pasaba diario por ahí diario a las 7 más que graffiti es el peligro para las personas que pasan por ahí se me hace muy peligroso, pero para ellos a todo dar” finalizó.

Énfasis

En el diccionario de la Real Academia Española la palabra “grafiti” solo se define como dibujo o letrero, sin alguna otra especificación de cómo tiene que ser representado.

Independientemente del lugar en el que los jóvenes plasman un dibujo o letrero, también es una actividad que les cuesta económicamente, tan solo una frasco de aerosol tiene un precio de 52 pesos aproximadamente, lo que representa para los grafiteros pagar para expresarse.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button
Close