Fonda Doña Marina; 80 años tradición en Irapuato

En las instalaciones del Mercado Hidalgo, se ubica la fonda Doña Marina, donde se guardan sabores, recuerdos y momentos llenos de alegría que han pasado de generación en generación

Más de 80 años de historia gastronómica en Irapuato. Fotos por Francisco Somoza.

Irapuato, Guanajuato. Luz María Huerta González de 69 años de edad, es una reconocida irapuatense que lleva toda su vida trabajando en el Mercado Hidalgo de Irapuato, en la fonda Doña Marina.

¿Quién era Doña Marina?

Doña Marina González, madre de Luz María, fue una mujer aguerrida y sobre todo gustosa de la cocina, quien desde que estaba el mercado antiguo, ella vendía su deliciosa comida.

Con más de 80 años de tradición, la fonda doña Marina, ha permanecido en el corazón de la ciudadanía irapuatense, comunidades y hasta gente del extranjero.

“A mi mamá le gustaba mucho el comercio, sobretodo el giro de la comida, le gustaba mucho guisar y su especialidad era el menudo, después empezó a añadir el mole, la carnita de puerco, los chiles rellenos, el caldo de res y pollo, sopita de arroz y muchas cosas más”, externó doña Luz.

Luz, desde pequeña se adaptó a su mamá. Doña Marina quien siempre andaba activa enseñó a sus hijos a trabajar, “Nos enseñamos a lavar trastes, a lavar el piso, recoger la mesa, partir la verdura”, dijo Luz.

Un negocio de generación tras generación

Con 69 años de edad Luz María sigue compartiendo su sabor en el Mercado Hidalgo.

En el año 1985, lamentablemente doña Marina, falleció, el ciclo de la vida se cumplió, pero en su lugar estaba Luz María, su hija, que hasta la fecha ha sido la líder de este negocio que ha permanecido fuerte y constante.

“Para mí, el perder a mi mamá fue una cosa muy triste, pero gracias a Dios, me dio la fortaleza de seguir con este negocio, que con mucho esfuerzo puso mi madre, ya son 36 años los que he estado a cargo de este lugar llenó de recuerdos y satisfacciones, espero que cuando yo no este mis hijos continúen con el legado”, externó Luz.

Para la familia González, doña Marina, dejó muchas enseñanzas y sus conocimientos gastronómicos, siendo que el éxito de la fonda es el sabor, la calidad, amor y sazón que le ponen a cada platillo.

Doña Luz, finalizo con un mensaje; “Estoy muy agradecida con todos los clientes que nos quieren y siempre han venido a comer con nosotros, desde los que son de aquí hasta los que vienen de fueras, porque les gusta mi comida, gracias a todos, los que no nos conocen, esperamos que venga pronto a que conozcan nuestras especialidades, el mole y el menudo, les va a encantar”, concluyó con una gran sonrisa.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button