El virus que cambio al mundo: ¡Todavía hay necios que no creen…

(COVID-19), un fantasma que no duerme que aparece cuando menos lo esperamos y aun así con miles de muertos y de enfermos, hay quien duda de que existe.

Por El Padre.

Guanajuato.- ¡Se han fijado amigos, ya nada es igual¡, hagamos una reflexión y recapitulemos lo que está dejando ese virus silencioso que día a día se expande dejando a su paso enfermedad y muerte. Pero también nos está robando la alegría y cambiando la vida, sí una forma de vivir llevándose nuestras tradiciones y manteniéndonos cautivos en nuestro propio espacio en nuestra casa; claro estoy hablando efectivamente de eso que ustedes están pensando del coronavirus (COVID-19), un fantasma que no duerme que aparece cuando menos lo esperamos y aun así con miles de muertos y de enfermos, hay quien duda de que existe.

Es triste ver esas personas que fanfarronean diciendo que no es verdad que es algo inventado y gritan ¡no pasa nada!, bueno hay lugares donde existen gentes que se ríen al ver a otras protegidas con su cubre bocas y mascarillas. Señores el COVID no es un juego, es un virus que llegó para quedarse, para que esperar a vivir la amarga realidad de un contagio y exponer a nuestros seres queridos, cuando pueden tomar las medidas sanitarias de prevención.

Los registros del sector salud  se toman como oficiales porque suman el número de pacientes tratados en clínicas y hospitales son elevados, pero fuera de esos números hay varios casos que diariamente se suman porque la gente no tiene dinero para pagar la atención médica o tienen temor de acudir a un centro médico, así que las cifras son mayores.

El COVID no es un juego, es un fantasma que está haciendo llorar al mundo entero no únicamente a los mexicanos sino a las grandes naciones que vienen buscando la vacuna que permita proteger a las personas de ese virus. Claro los mexicanos no somos la excepción, seguimos viviendo la triste realidad del fallecimiento de amigos, compañeros conocidos y de personas enfermas día a día.

Reflexionemos amigos, la solución de prevención está en cada uno de nosotros, es importante extremar cuidados y no esperar a que lloren en nuestras casas o a lamentarnos por la llegada del coronavirus.

Estamos en uno de los meses más hermosos del año Diciembre, que era de fiesta y unidad familiar y de amigos. Pués hoy, las risas de los niños, jóvenes y adultos, ya no son las mismas, el bullicio con los barrios, estos suspendidos se acabó y las fiestas ya no son igual.

Desde que empezó a hacerse presente el COVID, los festejos del “Día de la Madre”, “Día del Padre”, las graduaciones de los hijos, las fiestas el festejo del “Día del Abuelo”, “El Grito de la Independencia”, fechas importantes que forman parte de las tradiciones. “El Día de Muertos”, bueno ni a visitar a los seres queridos que se nos adelantaron, sin poder llevarles una flor, se ha podido, se acabó la alegría.

Frenó la libertad de los niños, adolescentes y jóvenes. Impactó el momento cuando se dio a conocer: “¡Se suspenden las clases presenciales y será por línea!”, cambio el chip de la gente que todavía no se acostumbra, todo esto está provocando este virus y ¡Hay necios que no creen que exista!

No amigos, el coronavirus no es un juego es una realidad es la muerte ambulante la que no respeta género ni rango social, pobres y ricos se vienen enfermando, unos fallecen y otros viven pero todos sufrimos. El COVID está “abrazando” hasta los médicos y son varios los que tristemente han fallecido.

Detener el virus está en manos del sector salud, pero la población sí tiene en sus manos la prevención, lavarse las manos frecuentemente, evitar las aglomeraciones, usar cubre bocas y las medidas necesarias de salud, mantener la sana distancia y evitar salir de su casa si no tiene que hacerlo.

El coronavirus también sigue dejando  numerosos papás y mamás sin empleo, otros están a medio sueldo, varios negocios se han cerrado, empresas y el desempleo crece, los comercios sufren al no haber  dinero todo esto ha provocado el COVID en el mundo, dolor, llanto y tristezas.

¡Vamos amigos a unir esfuerzos por luchar para volver a la realidad!, con las medidas de prevención en bien de nosotros y nuestras familias, se puede regresar la alegría a nuestras vidas que vuelva a escucharse la risa en las calles, podamos abrazarnos, cantar, jugar y disfrutar de nuestras tradiciones, respirar y volver a vivir aunados a las oraciones a Cristo, la parte de la Fe es importante para que esta pesadilla pase o ¿usted qué opina amigo de NOTUS?.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba