¡El Sergio León Chávez festejó de nuevo!

_MG_1595Irapuato, Guanajuato

Por: Oscar Landín

La noche del viernes pasado el fútbol se apoderaba una vez más de la ciudad de Irapuato, eran varios los ingredientes que tornaban muy interesante este partido. La Trinca recibía a su similar de Celaya, lo cual, por el simple hecho de ser equipos guanajuatenses ya lo hace especial; además se enfrentaban en viernes 13 y como los freseros no han ganado en las últimas jornadas el ambiente no lucía muy favorable; otro ingrediente era la ausencia del “Gato” Sandoval en el banquillo azulgrana y como sería el comportamiento del equipo bajo la dirección interina de Jorge Manrique.

La afición hizo su parte, aunque nuevamente la directiva tuvo que recurrir a promociones para alentar la afluencia al estadio, y fueron poco más de 5,200 aficionados los que se dieron cita en el Sergio León Chávez, tampoco el mal clima mermo a los simpatizantes freseros.

El partido comenzó y la afición se mantenía expectante, presionaba al rival pero los jugadores no generaban más emociones a los aficionados. La lluvia se hizo presente y provocó que algunos aficionados buscaran refugio de la misma, sin embargo, la aparición de la lluvia fue muy breve sin causar mayores problemas. Transcurridos algunos minutos, la porra cajetera entro a la zona asignada para los visitantes y con ello provocando que la gente les chiflara y abucheara. El partido se mantenía igual, algunas guerras de porras y un poco de desesperación en el graderío del estadio mundialista. Fue hasta la recta final del primer tiempo cuando el Sergio León Chávez y toda la afición fresera rugió de nuevo, cuando el central Marco Tovar remató un testarazo imparable que movió las redes del arco defendido por el portero celayense, la euforia y algarabía se apoderaron del estadio y la felicidad se notaba en los rostros del respetable y con ello se llegó al descanso.

Para el segundo tiempo la afición se hacía notar con los abucheos y rechiflas sobre el conjunto que vestía de blanco, las porras freseras tocaban y alentaban con intensidad y en las gradas todo era fiesta. Los minutos pasaban y los cajeteros insinuaban con conseguir el empate, dejando a los freseros espacios para que los contragolpearan, a pesar de tener un par de oportunidades claras, los pupilos de Jorge Manrique no podían aumentar el marcador y la afición se lamentaba los fallos. Siguieron corriendo los minutos, la porra visitante fue evacuada antes del término del encuentro sin mayores contratiempos, hasta que el silbante decretó la victoria fresera y la afición festejó una vez más después de una seguidilla de malos resultados. Cabe resaltar que al final hubo unos pequeños disturbios que no llegaron a mayores. Con esto se cerró una buena semana y la afición aún se mantiene expectante ante la espera del nombramiento del nuevo director técnico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar